Descubrí que mi mejor amiga se metió con mi novio

Cuando decides llamar a alguien “mejor amiga” lo haces porque has comprobado que esa persona estará contigo en las buenas y las malas. Es alguien en quien puedes confiar y le entregas una parte muy importante de tu vida. El problema viene, cuando esa persona traiciona toda esa confianza que has depositado en ella. En mi caso, mi mejor amiga se metió con mi novio.

Jamás lo vi venir

Esa chica era con la que pasaba más tiempo. Tengo también otras amigas, pero ella se había ganado mi confianza de un modo especial y por eso era con quien compartía más. Lo malo fue que también empecé a compartir algo más, a mi novio. Otras de mis amigas me dijeron que no debía hacer eso porque la factura me iba a salir muy cara. Me pusieron al tanto de lo que podía pasar, pero yo simplemente las ignoré. Confiaba ciegamente en esa mujer e hice caso omiso a lo que mis otras amigas decían.

¿Cómo fue que lo compartí?

Tal vez te preguntes a qué me refiero al decir que compartí a mi novio. No, no creas que estoy hablando de un trío sexual. Para nada. Imagínate, sólo faltaba que hubiera pasado eso. Más bien me refiero a que cuando salíamos en grupito, muchas de nosotras íbamos con nuestro novio y ella no porque no tenía. Había fiestas en las que bailábamos y yo por buena onda (y bruta) le pedía a mi novio que también bailara con ella para que no se quedara sola. Él aceptaba y yo me sentía bien por mi noble causa. Así fue en varios eventos, hasta que luego notaba que ya no se lo tenía que pedir a él; sino que él solo lo hacía.

Las señales fueron claras, pero yo fui una ciega

De hecho, antes de que empezara a darse esa situación, había veces en que mi novio no quería acompañarme a las fiestas. Sin embargo, luego de conocer a mi amiga y llevarse bien, ahora hasta me preguntaba cuándo saldríamos de nuevo con mis amigas. En ese momento me parecía un lindo gesto, cuando más bien lo hacía porque quería pasar más tiempo con ella. También hubo muchos momentos en los que me preguntaba directamente por ella o cuando hablábamos de algo sobre la fiesta o reunión, siempre se enfocaba en lo que le pasaba a ella.

Los dos se ausentaban

Después de unos meses, en las siguientes reuniones, mi novio me decía que por X o Y razón no podía acompañarme. Yo lo veía normal y no había problema alguno. Lo curioso, es que ella también dejó de ir a las reuniones. El pretexto era que tenía mucha tarea y necesitaba terminarla pronto. Todas entendíamos, pero nadie imaginaba lo que en realidad estaba pasando.

No lo podía creer

Una tarde, en que nos reunimos todas, tuvimos la grandiosa idea de caer de sorpresa en la casa de mi amiga. Tenía ya rato que no la veíamos y queríamos platicar con ella. Todas nos reunimos y llegamos a su casa, pero al estar en la esquina nos dimos cuenta de quien iba saliendo de ahí. ¡Mi novio! Cuando se despidieron se dieron tremendo beso. Mis amigas se enojaron tanto que fueron tras ellos. Obviamente estaban super sorprendidos de vernos ahí.

Luego de eso los mandé muy lejos a los dos. Cada uno por su cuenta trató de arreglar las cosas conmigo, pero no había nada que arreglar. Todo lo había visto no sólo yo, sino todas mis otras amigas. Estoy consciente de que tal vez yo los orillé a esa situación, pero pudieron ser honestos conmigo y decirme las cosas. Así que piensa bien a quien le llamas “mejor amiga”, pues no todas lo son realmente.

Este video te puede gustar