Descubre qué personalidad tienes para saber si tendrás éxito en las citas o no

Alguna vez te has preguntado si tendrás éxito en las citas o será todo lo contrario. Muchas veces creemos que para que eso suceda, sólo importa el físico, pero no es así. Hay muchas otras cosas que se ven involucradas para que todo este proceso sea un éxito o un fracaso.

La carga más pesada es el pasado

Estoy casi segura que cuando conoces a alguien que te gusta mucho o con quien disfrutas el tiempo que pasas, te propones hacer lo mejor para que puedan estar juntos. Una vez que lo logras y conforme va pasando el tiempo, las cosas se salen de control y llega un punto en el que todo se va por la borda. ¿ Por qué? Si se supone que has hecho lo mejor, ¿por qué tendría que salirse todo de control? Te guste o no, tu pasado está ahí, afectando tu presente (y si no haces algo al respecto), tu futuro.

Cómo saber si tendrás éxito en las citas, o no…

Cuando no tratas todos esos traumas o problemas de infancia o adolescencia, obviamente todo se irá juntado sin que tú te des cuenta de ello. Tal vez no lo notes de manera directa, pero obviamente tu vida se irá dañando de una u otra manera. Por ejemplo, en tus relaciones amorosas. Sabías que con las relaciones amorosas vas desarrollando una personalidad, ¿quieres saber cuál es la tuya y si tendrás éxito o no en las relaciones?

Alma gemela

  • Eres idealista y cada vez que sales con un hombre crees que es el indicado.
  • Tiendes a comprometerte demasiado pronto con todos.
  • Buscas ser lo más importante en la vida de tu pareja.
  • Creciste fantaseando con formar una familia con el hombre ideal.

Anaconda

  • Sofocas a los hombres con tu paranoia, pues quieres estarlos vigilando todo el tiempo.
  • Deja de aferrarte a los hombres, pues entre más lo hagas, sólo los alejarás más de ti.
  • Eso es consecuencia de que antes confiaste demasiado y ellos se aprovechaban de eso.

Drama Queen

  • Te gusta estar con alguien que significa un desafío para ti.
  • Amas las competencias con final dramático. En realidad sabes que tu vida sin drama no vale la pena.

Estoy bien

  • Eres una chica que luego de un rompimiento, decides iniciar una nueva relación sin resolver los problemas personales y emocionales.
  • Aunque estés rodeada de gente, sueles sentirte triste.
  • Necesitas fortalecer tu autoestima.

No pasa nada

  • Eres tan optimista que a veces te niegas en ver lo malo de las situaciones o las personas.
  • Ignoras las señales de alarma, incluso si te las da un amigo.
  • Saliste con hombres que se enojaban cada vez que les pedías detalles de algo en sus vidas y por eso ahora temes saber más de lo que quieren contar.

Segunda opción

Eres esta chica si:

  • Todas las relaciones en las que has estado son tu prioridad, tanto que te olvidas de ti por complacer a todos los demás.
  • Tienes pocas expectativas y confianza.
  • ¿Por qué? Porque los hombres te convencieron de que debías aceptar lo que ellos querían, para salir contigo.

Señorita perfecta

  • Quieres que toda tu vida sea perfecta y eso incluye al hombre con el que estás.
  • Los hombres se cansan de estar con alguien tan meticulosa.
  • No sabes cómo relajarte.
  • Tal vez eres así porque tus padres fueron muy estrictos contigo y necesitas sentirte triunfadora en todo momento.

Sexual

  • Usas el sexo para pasar bien el rato, pero jamás te preguntas si estás dentro de una relación sana o no.
  • Crees que el aspecto físico es el más importante y por eso es el que más cuidas, dejando de lado tu estabilidad emocional. Por ende, sólo atraes hombres que buscan sexo.
  • Llegaste a ese punto porque tus primeras citas sólo fueron sexuales. Creciste creyendo que el sexo es lo más importante en una relación.

Súper mamá

  • Ves a los hombres con los que sales como un indefenso gatito por el que tienes que dar la vida. En lugar de ser su novia, te conviertes en su todo (mamá, terapeuta, amiga, etc.).
  • Te olvidas de ti y de lo que necesitas por satisfacer las necesidades de él.
  • De pequeña te dieron más responsabilidades de las que necesitabas tener. Te pedían que atendieras las necesidades de tu padre o hermanos, como servirles de comer o lavar su ropa.

Yo sola puedo

  • Luego de varias decepciones amorosas has decidido poner una enorme fortaleza a tu alrededor.
  • Bajas muy poco la guardia y eso hace que los hombres se cansen o aburran de tu desidia.
  • Llegaste a este punto, porque los hombres con los que salías no querían intimar contigo sus pensamientos o emociones y eso te hizo creer que debías mantenerte alejada.

Este video te puede gustar