Descubre las zonas erógenas de tu chico

Seguramente ya habrás descubierto que, cuando estás con tu pareja en la intimidad, hay una zona de su cuerpo que cuando tocas todo se enciende en él. Sin embargo, debes saber que no es la única parte receptiva de su cuerpo. Existen otras zonas erógenas que en ocasiones, también él desconoce.

Es importante conocer las zonas erógenas

detail of young lover's lips

Toma nota y descubran nuevas sensaciones juntos en su próximo encuentro privado. Así como tu chico se esmera en probar nuevas posturas o masajes contigo, tú también puedes hacerlo. Que no te dé pena, recuerda que él también merece su buena dosis de apapachos.

Vientre bajo

Torsos Of Sexy Couple with woman's hands caressing man's abdomen from behind, conceptual.

El área situada entre el ombligo y la pelvis es muy sensible, así que puedes darle unas caricias en esa zona. El flujo sanguíneo del organismo baja hacia la pelvis, lo que incrementa las sensaciones y tensión sexual. Es un buen lugar para estimular con tiernos besos o caricias.

Orejas

Young pretty sexy woman biting her boyfriend's ear

Las orejas son una de las zonas erógenas más conocidas, pero al mismo tiempo es olvidada muchas veces. Intenta acariciar las orejas de tu pareja cuando está alterado y lograrás darle la paz que necesita. En caso de que desees excitarlo, también acaricia sus lóbulos y verás que el resto se da como consecuencia.

Cuello

Woman kissing a man on the neck

Acaricia con delicadeza el cuello y clavícula de tu galán. Si deseas darle más mimos al mismo tiempo, intenta besar el lóbulo de su oreja, acariciar su cuello y bajar un poco más. Eso lo volverá loco.

Cuero cabelludo

Young woman putting her hands in her boyfriend's hair

La cabeza está llena de terminales nerviosas y un buen masaje en esa zona puede generar muchos estímulos para una noche de placer fabulosa. Si acaricias su cabello con ternura, tendrás la dosis necesaria de serotonina y dopamina para lo que viene a continuación.

Muslo interno

Image of young hot brunette doing back massage, close-up

Con las puntas de tus dedos, dale un masaje en el área interna de sus muslos. Puedes alocarlo más si vas recorriendo sus piernas y subes poco a poco hasta rozar “sin querer” su zona genital.

Si desconocías estas zonas erógenas, sorprende a tu pareja con los consejos que te hemos dado. Él te lo agradecerá, pues es posible que también sean sensaciones nuevas.

Este video te puede gustar