Cómo dejar de pelear con tu pareja por la limpieza de la casa

La limpieza de la casa es un tema muy delicado para ambos. Tal vez para ti sea divertido o una actividad productiva, pero tu pareja lo ve como algo aburrido, sin sentido y no le interesa al 100%. Es completamente normal que uno de los dos no esté de acuerdo con estas tareas domésticas. Si siempre estás peleando con tu pareja por la limpieza de la casa, entonces has llegado al lugar correcto. Estos consejos te ayudarán a ti y a tu pareja a lidiar con esta situación de todos los días.

¿Quién hace qué en el hogar?

Ambos deben tener un rol en la limpieza para que puedan vivir en paz. Si un día tú tienes todas las responsabilidades del hogar y después se las das a tu pareja, pues va a haber un gran choque. No puedes encargarte de todo y que al día siguiente quieras que tu pareja haga lo mismo que tú. Una buena forma de dejar de pelear por la limpieza de la casa es establecer roles y reglas para dividir las tareas. Por ejemplo: tú limpias la cocina mientras que él lava y seca los trastes; ¿me explico? Otro ejemplo: tú limpias la cocina y el comedor y tu pareja limpia la recámara y el baño; ¿verdad que es muy fácil?

¡Fuera los malos hábitos!

¡Alto ahí! Los malos hábitos no cambian de un día para otro ni tampoco en una semana, así que no seas impaciente. Un muy mal hábito en la vida de una pareja es tirar la ropa sucia al piso, no lavar los platos después de usarlos o no limpiar el refrigerados después de dos semanas. Todos estos hábitos hacen que las tareas del hogar se vuelvan más pesadas. Comienza por lo más pequeño, lava una vez a la semana y no dejes que la ropa se acumule. Dobla la ropa limpia después de lavarla y guárdala. No permitas que los platos se acumulen después de tres días, etc. Así tú y tu pareja dejarán de pelear por la limpieza del hogar. Siempre consideren que comparten un hogar, por tanto, ambos son responsables de mantenerlo en condiciones habitables.

No trates de echarle siempre la culpa

No esta nada cool que uno trate de culpar al otro por sus desastres. En vez de culpar a alguien, mejor hablen con calma y traten de solucionar el problema juntos. No solo lo hagas en la limpieza de la casa, hazlo en forma general también sobre otras cuestiones que les atañen a los dos. Echar la culpa todo el tiempo podría perjudicar su relación.

¿Ustedes cómo se dividen las tareas?

Este video te puede gustar