Dejar de opinar sobre el cuerpo de los demás… y lo difícil que puede ser

Lamento decir que yo durante el 80 % de mi vida fui y a veces sigo siendo una experta en juzgar el cuerpo de los demás. Más de mujeres que de hombres por supuesto y es que parece broma, pero hemos sido educadas para hacerlo. Le decimos a la que enflaco que se ve espectacular, a la gorda que se ve horrible, a la esquelética que coma por favor, a la fit que tiene un cuerpo hermoso pero… ¿Cómo le haces?(con hate en la lengua)

Me he propuesto dejar de fijarme en el cuerpo de las demás personas

Es impresionante que a veces las conversaciones de amigas residan en el ya enflaque.. ya engorde, mientras que por ejemplo los hombres pasan sus reuniones bebiendo y peleando(en modo de juego) entre sí. Durante toda mi vida he sido la juez más cruel con mi cuerpo, a pesar de que me gusta bastante la mayor parte del tiempo. Le he hecho comentarios a las demás personas sobre su alimentación sin que se me pida el comentario. Eso además de atemorizarme cuando veo los hábitos alimenticios de los demás. Decidí que es tiempo de parar, solo que eso cuesta bastante trabajo.

Cómo elevar tu autoestima sin morir en el intento

Acostumbrar a los demás de hacer lo mismo

Una vez que deje de pensar en el cuerpo de los demás y deje de opinar sobre alimentación. Me di cuenta que en muchas ocasiones nos es que yo quisiera hacer el comentario hiriente o hablar sobre la ensalada que me cene anoche. Es que la gente está acostumbrada a hablar con mucho desdén del tema. A algunas las critican porque cenan pizza y a mi en cambio me critican por cenar espinacas. Cuando hablamos de alimentación, gordos y flacos, nadie se salva. De alguna forma vas a ser atacada, incluso si tienes un cuerpo sano y atlético. La única forma de parar con esta locura es …

Poner límites

Acostumbrar a la gente que esta a tu alrededor a cambiar de tema. Que no todo gire en torno a la grasa, el ejercicio, el abdomen. La verdad es que resulta bastante extraño que estando en una mesa donde todos están comiendo, se molesten los unos a los otros por las porciones, la calidad de la comida o la dieta que se sigue en el momento. Por eso si tu lo intentas hacer, lo único que te puedo recomendar es parar en seco a la persona que te saque el tema a flote y establecer un límite.

Cómo poner límites en todas tus relaciones

Buscar tu propia paz mental

Hace poco me sucedio lo más impactante en un restaurante. Una de mis más grandes amigas, me expresó que no podía comer conmigo porque la hacía sentir mal por mis hábitos alimenticios. Al principio pensé que estaba bromeando, pero entonces reaccione y vi que realmente le afectaba. Ese día estuve dispuesta a cambiar mi ensalada por una hamburguesa, porque adoro a esa chica y no me costaba nada ser empática. Sin embargo parte de mi se quedo pensando en la situación y solo pude concluir, que cada quien tiene derecho a buscar su propia paz mental. Claro que no voy a comer siempre cosas que no quiero para no hacer sentir mal a mi amiga, estoy segura que a la próxima a ella le toca pedir ensalada porque las dos podemos quitarnos ese estigma de encima ¿no crees?

Dejar atrás la competencia entre mujeres, sobretodo en el ambito estético es un pain in the ass

Group of women with different body types in underwear on pink background

Nos han acostumbrado a competir entre nosotras. La más delgada, la más alta, la más bonita y al final. Eso no importa, porque nadie va amar tu apariencia por siempre. En algún momento tu belleza física va a acabarse. Dejar de hablar sobre el cuerpo y la alimentación de las demás es todo un reto. Pero estoy segura que hay miles de otros temas que podemos empezar a poner sobre al mesa. Para que no sea la grasa y los alimentos, quienes controlen nuestro estilo de vida.

Este video te puede gustar