Cómo dejar de ser una mujer indecisa

¿Te sientes la más indecisa del mundo hasta para escoger un dulce en la tiendita? Pues no te preocupes, acá te diremos cómo puedes lograr ser más decidida y firme. ¡Mira!

¡Deja de ser tan indecisa!

La indecisión muchas veces te vuelve una persona insegura. Así que mejor agarra fuerza y de vez en cuando lánzate al precipicio, a veces te puede dar sorpresas.

1. Economiza tiempo

No te desgastes en pequeñas decisiones. Empecemos por un ejemplo sencillo y cotidiano: lo que te vas a poner. No te tardes horas pensando en la ropa que vas a usar al día siguiente, si no es una fecha especial, ponte tus básicos y ¡listo! Mientras más te tardes, más energía gastas y hay decisiones más importantes que debes tomar. ¡Olvídate de las pequeñeces!

2. Fija tus objetivos

Traza tus metas y deseos para tu vida. Es super importante que los tengas claros. Cualquier cosa que quieras para ti, ¡escríbela! Así será más sencillo que elijas uno u otro camino cuando estés en una encrucijada. Solo recuerda tus sueños aunque suene cursi. Empieza por metas a corto plazo pero mantén la meta más grande para ti como una prioridad. Plantea tu vida profesional y personal en este punto: ¿Qué tipo de relación quiero?, ¿qué trabajo me gustaría tener?…

3. ¡No tengas miedo!

Si localizas tus temores te será más fácil decidir. Entonces si estás indecisa, no decidas una opción porque le temes más a la otra, sino por la que se acerca más a tu deseo o felicidad. Analiza tus miedos y reflexiona si están o no justificados, pero siempre decide de acuerdo a tus metas y no a tus temores.

4. Sigue tu intuición

Esto de “escuchar a nuestro corazón” para tomar decisiones puede parecer tonto y cursilón, pero tiene cierta razón aunque sea contradictorio. Tenemos ciertos sensores intuitivos que nos llegan a alertar, ¿no? A todos nos ha pasado. Bueno, a veces debemos hacerles caso. Por ejemplo, cuando conoces a una persona. Parece que te cae bien pero hay “algo” que no te encanta, que te da desconfianza. Entonces no esperes a que ese “algo” se revele y salgas afectada, mejor da la vuelta. Cuando te ha pasado, ¿has tenido razón en tus sospechas?

Son pasos aparentemente sencillos pero no lo creas tanto, debemos empeñarnos un poquito para lograrlos. Hazlo. Verás que no solo serás menos indecisa, sino que tendrás más seguridad en ti misma. Además, te mantendrás firme en tus decisiones.

Este video te puede gustar