Deja de ser tan egoísta y mejor decide si te quedas o te vas

De acuerdo a lo que he leído, o he visto en películas, cuando una pareja termina su relación eso era todo. El fin era definitivo y no había más que hacer. Cada uno seguía su camino sin interponerse en el de otro. Sin embargo, yo sigo preguntándome por qué tú fuiste tan egoísta. Cuando decidiste ponerle fin a lo que teníamos, me resigné a aceptarlo, pero eso no parecía suficiente para ti, pues a pesar de haber dicho “ya no quiero”, seguías estando en mi vida.

Al principio eras lindo

Recuerdo que cuando nos conocimos, eras un gran chico. Aunque diste muchas señales de que algo no estaba bien. Sin embargo, yo estaba tan cegada, que no me di cuenta de nada. Estabas al pendiente de mí, a veces incluso más de lo normal. Tu interés en mí era tanto, que a donde fuera, siempre querías estar ahí. Yo, me sentía tan afortunada, que disfrutaba mucho tu compañía.

Así fue por varios años

Ese derroche de miel duró un buen rato, hasta que un día sin más decidiste decir adiós. Debo reconocer que cuando eso pasó, me sentí muy mal. Aunque quisiera detenerte, sabía que no había mucho por hacer, pues tú ya no querías estar conmigo. Sin embargo, ni te vas por completo ni te quedas. ¿Qué carajos quieres de mí?

¡Decídete!

Ahora, al ver esa actitud tuya, me queda claro que eres egoísta. A pesar de que pretendes seguir con tu vida, no me dejas seguir a mí con la mía. Para mí resulta un poco complicado tener que lidiar con esto, pues a pesar de todo siempre te quise de buena manera. Sin embargo, he aprendido a amarme más de lo que podría decir que te amé o amo a ti. He ido aprendiendo que tú no sientes amor por nadie, pues si lo sintieras, no buscarías destruir la vida de las personas que te rodean. Aunque dejaste gran dolor en mi corazón, debo agradecerte porque solo de esa manera abrí los ojos para poder aprender a amarme bonito.

Este video te puede gustar