Deja de querer complacer a todos, ¡eso es imposible!

Es muy cansado cuando quieres complacer a todos. ¿Lo has intentado? Si tu respuesta es “sí”, seguro has notado que mientras intentas lograrlo, te cansas y abrumas. Seguro crees que si lo haces, podrás sentirte feliz y podrás hacer que otros se sientan felices. Sin embargo, la felicidad es algo que depende de cada uno de nosotros y no de los demás. Lo mejor sería que dejaras de hacerlo, por tu propio bien.

Deja de buscar en el lugar equivocado

Muchas veces creemos que si hacemos felices a los demás, nos sentiremos bien con nosotras mismas. Lo malo es que al hacer esto, dejamos de lado nuestras necesidades y nos enfocamos en cubrir lo que otros necesitan. Para que eso no afecte nuestra autoestima, es importante aprender a tomar las decisiones que nos benefician primero a nosotras. De lo contrario, querer complacer a todos solo nos cansará poco a poco hasta caer en un estado depresivo.

Naturaleza humana

Aunque no lo creas, el pretender complacer a todos es parte de la naturaleza humana. Aporta una sensación reconfortante por la aprobación de los demás que recibimos. Si crecemos con esa idea, tenemos el deseo de agradarle a otros. Por ejemplo: los padres, los maestros, los jefes, tus amigos o ese chico especial. Es importante dejar en claro una cosa: causar buena impresión y querer complacer a otros, no es lo mismo. La impresión es cómo quieres que los demás te perciban, siendo genuina siempre. Complacer consiste en hacer cosas que a veces no son buenas para ti con tal de hacer sentir bien a otros, sin importar si no son buenas para ti.

Es imposible complacer a todos

Cada persona busca cosas diferentes y querer complacer a todos te hará perder la cabeza. Mejor enfócate en ser fiel a ti misma y ver por tu propio bienestar. Cuando no quieras hacer algo, no tengas miedo a decir “no”. De lo contrario, terminarás haciendo muchas cosas que no quieres, solo por pretender quedar bien.

Este video te puede gustar