Decirle o no a mi amiga que su esposo le es infiel

Se esperaría que ninguna mujer tuviera que ver de frente la infidelidad del novio hacia una amiga o, por aún, del esposo. Sin embargo, a veces los accidentes pasan, la vida da muchas vueltas y cuando menos te lo esperas eres testigo de un hecho vergonzoso. El primer pensamiento que surge es: “¿lo delato o no?”.

Puede haber dos escenarios. Primero, si el hombre no tiene nada que ver contigo ni le tienes mucha estima, no vas a dudar en decirle a tu amiga. Sin embargo, si él esposo en cuestión es amigo en común y le tienes cariño, la cosa se pone difícil. Estas son unas cuantas alternativas para ti en caso de que te encuentres en esta situación. Al final es tu decisión. Así que piénsalo detenidamente, porque a veces la primera reacción es contra el mensajero…

Hablar con él

Lo primero que puedes hacer si este sujeto es un amigo cercano es hablar con él. Enterarte de una infidelidad siempre será mejor si la pareja es quien lo confiesa. Al final no está bien meterse en las relaciones amorosas de las demás personas. Explícale la situación, no va a pasar mucho tiempo antes de que tu amiga se dé cuenta de que le ocultas algo. Pídele que sea él y no tú quien tenga que decirle a su pareja que es engañada. Dale la oportunidad de enmendarse, todos merecemos eso.

Aguas con las parejas destructivas

Ten cuidado si tu amiga suele tener este tipo de relaciones conflictivas que siempre acaban mal. Cuando hay una pareja que no tarda ni dos meses en pelearse, cortar y regresar, créeme, no quieres estar enmedio de ese huracán. Puedes decirle a tu amiga, si crees que este hombre le toma el pelo seguido. Por supuesto que corres el riesgo de quedar como la mala. En este tipo de relaciones, la mujer siempre regresa a la relación tóxica.

La vida de una pareja solo la conocen sus integrantes

Antes de actuar sería bueno que reflexionaras acerca de la relación de tu amiga. A pesar de que la infidelidad es una acción vil  y no esta a discusión, las parejas suelen pasar por lapsos muy difíciles. Alguien fuera de esa relación amorosa no puede saber al 100 % qué es lo que ocurre. A pesar de que lo hayas visto y aunque lo delates evita juzgarlo a la primera. Piensas: “¿lo delato?”. Puedes hacerlo, solo tienes que estar bien segura de que quieres tomar ese papel. De aquí en adelante serás la salvadora o el verdugo de una de esas dos personas.

Una experiencia vivida

Hace relativamente poco hablé con una gran amiga que pasó por un divorcio bastante difícil. Su marido le había sido infiel y su mejor amiga fue quien lo descubrió. Hacia años ellas habían creado el pacto de comunicar cualquier cosa sospechosa entre sus cónyuges. La curiosidad me abrazó y le pregunté si la decisión que tomó su amiga había sido la indicada, pues siempre había sido un tema controversial para mí. Ella me confesó que hubiera preferido no saberlo de labios de su amiga, pues su pareja no fue capaz de confesárselo hasta meses más tarde. Y quizás el divorcio hubiese sido menos duro, de haberlo escuchado de su pareja. “En fin”, me dijo, por algo pasan las cosas.

Finalmente, decidir “lo delato” siempre será un arma de doble filo. Creó que el mejor consejo que puedo darte es que te guíes por tu instinto. Conoces a tu amiga, decide basada en el amor que le tienes. ¿Quién mejor que tú para procurar su felicidad?

Este video te puede gustar