Decirle las cosas claras o llevar la fiesta en paz: ¿qué hacer?

Muchas veces con tal de llevar la fiesta en paz decidimos guardar lo que sentimos. Quizá al principio funcione, pero lo más probable es que sólo sea de manera temporal. Cuando te guardas las cosas, lo único que estás haciendo es acumular sentimientos que tarde o temprano terminarán saliendo. Y cuando lo hagan, lo más probable es que sea de la peor manera. Aquí te hablo más al respecto para que sepas si decirle las cosas claras o llevar la “fiesta en paz”.

“Estoy bien, no te preocupes”

 

 Si tienes algo probablemente tu pareja ya se dio cuenta, te pregunta qué tienes y tú contestas: “Nada, estoy bien”. Este es el error número uno. De entrada, estás perdiendo la oportunidad de hablar con él y decirle lo que te molesta. Y segundo, quizá eso sólo te lleve a asumir una actitud pasivo-agresiva con él. Recuerda que no es adivino, tú tampoco lo eres. Por lo tanto si las cosas te inquietan ¡dilas antes de que te duelan más y se conviertan en algo peor!

Tómalo con calma

 

No decir lo que sientes puede terminar haciéndote mucho más daño del que crees. Todo termina saliendo, y si ya tienes muchas cosas guardadas, explotarás por el mínimo detalle y tu pareja ni siquiera sabrá a qué se debe. Ahora, decir lo que sientes o piensas no significa que debas enojarte y gritar, esto no servirá de nada. Mejor respira, piensa claramente lo que quieres decir y exprésalo con tranquilidad. Evita subir la voz y en vez de usar términos como “siempre” o “nunca”, di; “a veces” o “en ocasiones”. Tampoco se trata de que lo hagas sentir el peor hombre, pero si crees que lo es, entonces entonces tal vez lo que debas hacer es pensar si sigues a su lado.

¡Tú, tú, tú!

La realidad es que nadie reacciona bien a una conversación en la que se siente atacado. Imagínate que es al revés, ¿cómo te sentirías si lo único que escuchas de tu pareja es: “tú esto y tú lo otro”? Seguramente nada bien, ¿verdad? Así que mejor enfoca la conversación en torno a lo que tú sientes cuando él hace algo que te hiere o te molesta. Por ejemplo: en vez de decirle; “eres egoísta”; mejor dile: “me duele cuando las cosas son así o haces eso”. Verás como el tono de la conversación cambia por completo y el escuchará en vez de ponerse a la defensiva.

Este video te puede gustar