De esta forma evitas que las demás personas te roben energía

Seguramente en algún momento de tu vida has estado en contacto con un vampiro energético. Me refiero a esas personas que te quitan la energía vital. Esas que te gustaría evitar a toda costa, pues al final del día sientes que te han robado toda tu fuerza. Te voy a contar cómo evitar que las personas te roben energía.

Cuarzos

Los cuarzos son conocidos por sus propiedades de protección. Tener al menos uno para traerlo cerca es una excelente idea. Cada signo zodiacal tienen una piedra especial de protección, descubre cuál es la tuya. Estos cuarzos se deben lavar en agua de mar cada 15 días. También se aconseja que cada noche de luna llena los saques en una bandeja de agua para que les dé el reflejo. Al siguiente día, sácalos del agua y decreta una oración de protección.

Aléjate de la toxicidad

Aléjate de esas personas que siempre están enfermas, de las que se quejan por todo y no le hacen ningún bien a tu persona. Si las tienes cerca en casa o en tu trabajo, intenta no meterte en sus discusiones y tampoco hacer tanto caso a sus palabras. Deshazte de su energía cada día, sacudiéndote un poco y quitándolas de tu mente.

Paga tus cuentas

No dejes deudas pendientes, eso te roba mucha más energía que cualquier persona. Deja ir las deudas y sí alguien te debe dinero cóbrale. Sin embargo, si esa persona no puede pagarte será mejor que lo dejes ir. Las peleas por dinero nunca son agradables, pero si eres lo suficientemente consciente de la abundancia que tienes tampoco debe dolerte.

Cumple las metas que te fijaste para ti misma

Si tienes una meta que no has podido cumplir en mucho tiempo, pregúntate a ti misma por qué razón has tenido tal renuencia. Recuerda que comer en exceso, apegarte a un vicio o el simple hecho de no ir al gimnasio, tienen un motivo emocional escondido. Sé consciente de lo que tu cuerpo te está diciendo.

Atrévete a decir “no”

Para evitar decepcionar a las personas y también para evitar meterte en compromisos que no puedes atender, di no. Decir “no”, no tiene absolutamente nada de malo. Atrévete a negarte a las cosas que no te corresponden o no van con lo que quieres en este momento. Decir que no, se vale.

Finalmente, acepta que hay cosas que no puedes cambiar, deja atrás las expectativas que tienes de otras personas y déjalo ir.

Este video te puede gustar