Darle la prioridad a tu pareja en vez de a tus hijos podría volverte mejor mamá

Entiendo que para algunas mujeres esta premisa suene de lo más descabellada y egoísta. Sin embargo, sí algo he podido comprobar a través de los años, es que un matrimonio con dos personas miserables, hace a los hijos personas miserables también.

Hay que aceptarlo: muchas parejas permanecen juntas simplemente por el lazo con los hijos. Al final, mientras ambas podrías reconstruir sus vidas con alguien más, terminan en una relación que poco a poco se desmorona. Lo peor del caso es que no solo se convierten en personas miserables, de hecho, también acaban con la idea de un buen matrimonio y una familia feliz. Darle la prioridad a tu pareja puede cambiar el panorama

Una familia feliz

Resultado de imagen para family gif

La idea de una familia feliz a veces parece como si fuera un cuento de hadas. Sin embargo, se puede lograr con un poco de esfuerzo y dedicación. Tener como prioridad a tu pareja en vez de a tus hijos no es del todo egoísta. De hecho, les haces un bien. Además, no significa que los descuides, no los ames o no los trates como la parte más importante de tu vida. Lo único que cambia en esta dinámica es que le pones la debida atención a tu pareja y que siempre debería tener. Dedicarle tiempo a tu pareja consolidará una buena relación, lo que te llevará a un matrimonio feliz y duradero. Por consiguiente, serás una mujer menos estresada y podrás desempeñar mejor tu papel de madre.

¿Qué hacer para poner como prioridad a tu pareja?

Resultado de imagen para marriage gif

No tienes que hacer grandes cambios en tu relación de madre o esposa para darle la prioridad a tu pareja. De hecho, es bastante sencillo.

  • Programen citas o viajes sin hijos. Dense un tiempo para estar solos como pareja. Recuerda que antes de ser mamá fuiste novia y te encantaba, por algo te casaste con ese hombre.
  • Apoyo en pareja. Cuando los hijos llegan se forma una familia con hijos ambos deben de ser conscientes de que en algún momento habrá un sacrificio. Deben equilibrar las responsabilidad y derechos de cada uno.
  • No llevar al bebé a la cama. Esto no quiere decir que de vez en cuando tu hijo no se pueda acurrucar con sus padres, sino que la cama matrimonial es un lugar en el que ambos pueden descansar y disfrutar del sexo sin que nadie los moleste. Al final son una pareja.

Cuando se habla de poner prioridades, la mayor parte de las mamás van a escoger a sus hijos, sin darse cuenta que dejar a su pareja de lado nunca es una buena opción.

Este video te puede gustar