Curving, ¿por qué debes implementarlo en tu vida?

Hay días en los que realmente no tienes ganas de ir a ciertos lugares, pero terminas por ir. Ya estando ahí deseas irte, pero realmente no quieres despedirte de todos. Un escenario peor es cuando hay personas con las que no te interesa hablar. Ya se los has dicho de todas las maneras posibles pero parecen no entenderlo. Una solución poco ortodoxa es aplicar el curving, una técnica para ignorar a los demás y salir victoriosa de cualquier situación. ¿Quieres saber de qué se trata?

¿Qué es el curving?

Se trata del excelso arte de ignorar a todo el mundo. Como ves, no es nada nuevo. Bueno, el chiste es ignorar de la forma más educada posible. Sí, así como lo lees. La idea es mostrar desinterés, pero no falta de educación. Por ejemplo, si hay una persona que no deja de textearte o inicia la plática a pesar de que no tienen de qué hablar, puedes responderle de forma cortante o con monosílabos. Cuando te pregunten: “¿Por qué tan seria?”, di que no tienes nada que platicar o estás muy ocupada.

Demuestra tu incomodidad

Cuando estés platicando con alguien de forma personal o por texto y ya quieres dar por terminada esa conversación, ignora la pregunta o muestra una sonrisa incómoda. Ya sabes, esa en la que casi ni mueves los labios, solo haces un gesto. Si estás texteando, deja pasar dos minutos antes de escribir: “Ja, ja, ja”. También puedes responder con un: “Oh, vaya”. La otra persona se terminará cansando de tu poca interacción.

Simplemente no contestes

Si no te importa quedar como una grosera, simplemente ignora a las personas y no contestes. En el momento es la solución más efectiva, pues la gente se ofende y deja de hablarte, tal como querías. Esto aplica para diferentes situaciones, incluso puedes irte de ciertas reuniones sin despedirte. Solo recuerda que en algún punto las personas te tratarán así y tú debes asumirlo y no hacer un drama por eso.

Este video te puede gustar