Quantcast

Qué hacer cuando tu vida se siente totalmente vacía

Por  |  0 Comments

Te has levantado pensando: ¿y ahora qué? Y no encuentras una buena razón existencial para hacer lo que haces día con día. Tu vida se siente totalmente vacía y no sabes en qué dirección andar para tener algo de emoción y seguir adelante.

La verdad es que todos en algún momento hemos pasado por estos lapsus en los que la incertidumbre es parte de la mañana, la tarde y la noche. Te encuentras sola en casa a pesar de tener a tu familia, un novio, esposo o hijos. No sabes muy bien cómo, pero la soledad se encuentra en tu vida como una constante intermitente y el día de hoy sientes que nada te importa. Tranquila, a mí me ha pasado y lo mejor que puedes hacer para salir de esta situación es analizarla, primero que nada.

¿Por qué hay un vacío en mi vida?

Es imposible saber en primera instancia por qué el vacío llega de esa forma a tu vida. Existen circunstancias que te hacen propensa a caer en este hoyo. Cuando tu vida se siente como una nube gris, puede que haya habido una tormenta que desencadenara el problema. La separación o pérdida de alguien cercano o querido es una de las razones más comunes por las que se presenta esa sensación. Así como haber intentado muchas veces alguna cosa sin haberla logrado. También quizá por alguna u otra razón no tienes ni idea de qué es lo que pasa contigo… Bueno, no te acongojes más, hay muchas soluciones que a mí me sirvieron para seguir adelante. Aquí te las comparto.

Siguiendo el flujo de la vida

Lamentablemente, la vida dista mucho de ser como una película de amor en la que todos encuentran su rumbo por razones inesperadas y alcanzan la plenitud. La vida real suele ser mucho más complicada. Para empezar, los altibajos serán parte de tu vida lo quieras o no. En algunas ocasiones te sentirás plena y en otras un tanto perdida. En mi caso, el vacío llegó por centrar mi vida en una pareja que al pasar de los años se fue alejando. Con esta pérdida y el duelo subsecuente aprendí muchas cosas. Al final, solo tienes que encontrarte a ti misma y seguir con el flujo sin oponer resistencia. Es decir…

No puedes esperar que tu vida esté bien para estar bien

Es una gran mentira que tener una vida tranquila debe ser la condición para que tú te encuentres bien. Aprender a controlar tus emociones y buscar la felicidad incluso en los tiempos más oscuros no solo te hará una persona más fuerte, también más feliz. Puede parecer la locura más grande; sin embargo, mientras esperes a tener un buen trabajo, la posición que quieres, solvencia económica, salud o amor, la vida transcurrirá y tu vivirás frustrada por cada piedra en el camino. El sufrimiento y la incertidumbre son inevitables, pero tienes la suficiente capacidad para aprender a estar bien. Cada vez que algo parezca lo suficientemente fuerte para tumbarte, recuerda cuántas cosas has logrado en los últimos años… Si está frente a ti, es porque puedes superarlo.

No tienes que esperar a que te tiendan la mano

En realidad en algunos casos este problema es químico. Algo en tu cerebro no está funcionando. Sé que es difícil aceptar que tienes que consultar a un psicólogo, o incluso a un psiquiatra, pero no te rehúsas a acudir al gastroenterólogo si te duele el estómago. Se trata de tu salud, ir con un terapeuta no quiere decir que estás loca. Solo significa que eres una humana.

A veces necesitamos un empujoncito, ayuda de un profesional. Piensa que si no tienes nada, el terapeuta no te va a prescribir medicamentos y no te dirá que acudas a otra consulta. Esperar a que tus amigas se den cuenta de que algo pasa tampoco es una opción. No te sientas débil por pedir ayuda, pues solo las personas fuertes son capaces de aceptar que la necesitan. Yo tardé un largo tiempo en aprender esto, pero tú puedes tomarlo de mi experiencia y correr por ayuda.

Las pequeñas cosas cuentan muchísimo

Durante el tiempo que pasé en esta oscuridad fueron las pequeñas cosas las que más me impulsaron a salir adelante. Admito que aun ahora que me encuentro mejor suelo tener días muy grises. Esto es lo que me mantiene a flote, es un aprendizaje todos los días. Comienza por hacer pequeñas cosas por ti: un corte de cabello, ropa nueva, un gimnasio, aprender algo nuevo, decide salir una vez al mes con alguien a quien no hayas visto en mucho tiempo. Las pequeñas cosas que haces por ti fortalecen tu camino. Cuando tu vida se siente inestable, lo único que puedes hacer es salir del área de confort en la que tanto tiempo te has cobijado, aceptar el cambio y evolucionar.

El cambio no es rosa

Sin embargo, he de advertirte que el cambio nunca va a ser rosa. Hay buenos y malos días, perderás a personas en el camino, quizás algunos empleos. Algunos amigos se quedarán y otros tantos se irán. La inteligencia emocional lo es todo, pero no pasa nada si un día se sale de control. Lo bonito de la vida es que cada día tienes 24 horas para cambiar tu forma de ver las cosas. Este va a ser un proceso, así que tómalo con calma. Recuperar las piezas de tu vida no es un trabajo sencillo, pero poco a poco irás recuperando la fuerza.

Deja de pensar que los sueños son una tontería, eres la creadora de tu realidad.


Este video te puede gustar