Cuando tu pareja saca lo peor de ti, créeme, ahí NO es

Todos los seres humanos tenemos un lado oscuro, ya sabes. Esa parte de nosotros que es explosiva, que suele tener pensamientos negativos o incluso vengativos. Sin embargo, a pesar de saber que lo tenemos, tratamos de mantenerlo oculto. El hecho de sacarlo a relucir podría significar muchos problemas. “Aprendemos a lidiar” con esa parte de nosotros, pero la realidad es que siempre llegará alguien que nos haga superar cualquier expectativa que pudiéramos tener. Por desgracia, quien saca lo peor de ti, muchas veces es quien crees que es la persona correcta, cuando no es así.

Amor perfecto

Luego de varias relaciones fallidas, me topé con un chico que pensé “era el bueno”. Es lógico que luego de varias relaciones fallidas, al notar pequeñas muestras de afecto, piensas que es lo soñado de la vida. Lo ves como un ángel caído del cielo. ¡Error! En ese entonces yo lo veía de esa manera y por eso caí tan fácil en sus brazos. Sin embargo, con el tiempo comprendí muchas cosas, pero de eso te contaré después.

Como dije, era un chico atento, me regalaba flores, iba por mi a la escuela, me llevaba a las reuniones de su familia y muchas cosas que yo veía como grandes muestras de amor. Sí, así fue al principio. Lo malo era que tanto él como yo, teníamos muchos problemas que no habíamos resuelto antes. Poco a poco y de manera invisible esos problemas fueron haciéndose una enorme bola de nieve.

Con el paso del tiempo

Luego de varios años de relación, las cosas empezaron a fallar más de lo normal. No había día que no discutiéramos y poco a poco esas discusiones fueron convirtiéndose en algo más. ¡Lo peor que pudimos haber hecho! Al no haber arreglado nuestros propios problemas psicológicos, terminamos arrastrándolos a la relación. Estábamos conscientes de ello, pero no le dimos mucha importancia. Pensábamos que con un poco de sexo podíamos solucionar cualquier problema, pero la realidad era completamente diferente. Nadie te dice que una relación no es sólo sexo o amor, implica mucho más; pero obvio eso lo vas aprendiendo sobre la marcha.

Cuando saca lo peor de ti

Lo peor de no arreglar los problemas, es que van interfiriendo con otras facetas de tu vida. En mi caso, yo me daba cuenta que ya no era feliz, pero tampoco hacía nada por irme de ese sitio. Era más cómodo permanecer ahí, porque para bien o para mal, era algo que ya conocía. Tenía flojera de salir de mi zona de confort. Los problemas, la angustia, las peleas y todo lo malo se fue acumulando en mí.

Un día hubo una fiesta en donde nos alcoholizamos los dos. Ese día me enteré de muchas mentiras y luego de unas copas, me le fui a los golpes. La verdad me desconocí, pero a la vez sentía gran alivio por lo que estaba haciendo. Al final tuvieron que hablarle a nuestros padres para que nos controlaran. Al día siguiente me sentía como una cucaracha, culpable de muchas cosas que había hecho. En ese momento me di cuenta que había sacado lo peor de mí.

Decidí alejarme de él y optamos por buscar ayuda. Aún no sabemos si podamos retomar algo de manera más sana, lo importante es primero sanar nuestras heridas de toda la vida para poder lidiar con alguien más.

Este video te puede gustar