¿Cuándo es tiempo de divorciarse?

Divorcio es probablemente una de las palabras más duras que una familia puede enfrentar.
Más allá de una ruptura de pareja, la vida de una familia entera está a punto de cambiar. En ciertas ocasiones, la vida en pareja puede complicarse a tal grado donde la confusión, los sentimientos ocultos, una infidelidad o simplemente una situación difícil llega a dejar huella en el matrimonio. Tomar la decisión de divorciarse no es nada sencillo.

giphy_bettydraper

Muchas parejas se embarcan en un divorcio sin estar preparados para las complicaciones que lleva este proceso en sí. Las parejas con hijos deben entender que el lazo que tienen no se puede romper del todo pues el bienestar de los hijos siempre estará de por medio.

La primera pregunta que deben hacerse es:

¿Cuáles son mis sentimientos ante mi pareja?

Es muy común que en tiempos de crisis las parejas no recuerden nada mas que las cosas malas del otro. Sin embargo, es muy importante pensar o imaginar en cómo será la vida sin su compañero, en cómo se sentiría sin el apoyo de su pareja el resto de su vida. A veces, los problemas por los que pasamos se ven enormes y nos sentimos encerrados en ellos. Hace falta un poco de distancia para reflexionar y ver si realmente un divorcio es lo mejor que se puede llegar a hacer.

shutterstock_120234835

¿Cómo se ha desarrollado la relación a través de los años?

Algunas parejas pierden de vista lo que es realmente su relación amorosa. En algunos casos esta convivencia diaria se limita a ser compañeros de casa, situación en la cual no intervienen sentimientos ni emociones de uno por el otro. Si es así, la relación ha estado dañada por mucho tiempo. En algún punto ambas partes dejaron de preocuparse por tener una relación y se dedicaron a convivir como una pareja. Cuando esto ha pasado, no es fácil recuperar la relación. Sin embargo, puede intentar hacerse algo con alguna terapia de pareja.

shutterstock_174573089

 

¿Cómo está la comunicación?

La comunicación y la confianza son la base de cualquier relación. Evalúa cómo han estado en ese aspecto, ¿aún le cuentas cómo te sientes? ¿Se dan abrazos y besos? ¿Siguen siendo afectivos entre ustedes? ¿Tienen algo en común que logre fortalecerlos como pareja, ya sea alguna actividad juntos, deporte, etc.? ¿Aún tienen intimidad? Todas estas cosas se pasan por alto en algún momento de las relaciones de pareja. Si no han procurado expresar sus sentimientos y su amor el uno por el otro así como fortalecerlo, pueden intentar retomarlo. Recuerda que es cuestión de PAREJA, la decisión es de dos.

shutterstock_305964209

 

¿Cómo se resuelven los conflictos?

Ser un matrimonio feliz no es cuestión de magia o de mantener las relaciones íntimas, como tanto nos promocionan los actuales programas de televisión. En realidad, una pareja fuerte detiene las conductas destructivas dentro de la relación, detiene los problemas en el momento donde empiezan a ser fuertes. Una pareja fuerte perdona y olvida las fallas de su compañero siempre y cuando los dos se comprometan a mejorar su situación. Detectan el problema, lo hablan y buscan una solución juntos porque se aman y se respetan. Por supuesto que a veces las cosas se pueden salir de control, al fin y al cabo somos humanos y comentemos errores. Es por esto que hay que evaluar en qué nos hemos equivocado, analizar si es factible volver al camino y mejorar o simplemente sanar manteniendo una buena relación con nuestra pareja para que los hijos no terminen siendo arrastrados por la situación.

shutterstock_115086982

Estos son los puntos que debes analizar para tener una mejor visión del estado de tu relación. Habla las cosas con tu pareja.

  • Si el problema ha sido por una infidelidad, se debe de hablar para ver qué fue lo que falló; encontrar la causa y trabajar sobre ello.
  • Si existen resentimientos hacia tu pareja y estos parecen ser irreparables es mejor no lastimar a la otra persona. Todos merecemos ser perdonados. Sin embargo si la situación nos sobrepasa y no estamos dispuestos a hacerlo bajo ninguna circunstancia, no es justo para ninguno de los dos seguir de ese modo.
  • Al pasar los años las metas que nos proponíamos de jóvenes pueden empezar a cambiar, lo cual causará el disgusto de uno de los cónyuges. En algunos casos, apoyar a nuestra pareja en sus nuevas metas puede ser lo mejor. Sin embargo, hay situaciones inaceptables para algunas personas.
    Por ejemplo, quiere dejar su empleo y empezar a viajar por el mundo. Tanto puede ser una crisis como un cambio de conducta radical que no está dispuesto a dejar. En este caso, se debe aceptar que a veces las personas cambian por alguna situación en la vida y no estamos dispuestas a seguirlas en su nuevo camino, esto es perfectamente lógico.
  • La frustración, los problemas, los cambios, etc. pueden hacer que tu pareja ya no te resulte atractiva. Si incluso has llegado a sentir algún tipo de repulsión física por tu pareja, es obvio que tu relación está en una crisis bastante fuerte.

giphy_crying

Debes saber que la comunicación es esencial ante todos estos problemas. Debes mantener la calma y pensar con mucha cautela, entre los dos deben aceptar que algo está pasando y decidir si están dispuestos a resolverlo o mantener una relación cordial el uno con el otro que no afecte a los niños involucrados.
Sea cual sea la situación, siempre tendrás a tu familia y amigos para poder ayudarte a superar este momento tan duro.



Este video te puede gustar