Cuando la mamá de tu novio tiene la última palabra en la relación

Andar con un hombre que padece de mamitis es bastante perturbador. Cuando yo comencé a andar con mi novio, me vendió la idea de que vivía solo y en pocas palabras de que era un hombre super independiente. Pero la verdad es que mi novio nunca me dijo que tenía a otra y estoy hablando de su mamá. Cuando la mamá de tu novio tiene la última palabra de todo, entonces creeme tienes un serio problema.

No vas a poder decidir a donde ir y siempre tendrás compañía

Te acompañará al restaurante , al cine, al teatro, etc… Su mamá era usualmente la que escogía los lugares a los que íbamos, la hora e incluso se llegaba a enojar cuando mi novio quería salir a solas conmigo. Pero ese fue solo el principio. Ya que ella se encontraba en pleno divorcio y hacerse la víctima se convirtió en su nuevo deporte favorito. Tener un noviazgo de tres es mucho más que hartante debo confesar.

Cómo lidiar con una suegra dificil

“¿bebé dónde estás?”

Las llamadas telefónicas serán mi terror. Ya ni ami viviendo en casa de mis padres, me llamaban tanto como a él. Su mamá era la asesora de todo, aunque yo estuviese presente. Vaya que llegue a pensar que en pleno restaurante le llamaría a mami para decidir que iba a cenar. La verdad es que mi novio fingio bastante bien los primeros meses de relación, en los que yo no tenía conocimiento de su mamá. Fue el día que me presentó con ella el momento en el que yo perdí definitivamente.

Todo lo que extraño de mi ex suegra

En efecto vivía solo pero llegaba a su depa con ropa planchada, comida para llevar y casa limpia.

Resulta que la madre de mi novio atendía dos casas, le dejaba todo listo a su bebé para que no tuviera que preocuparse por nada. El terror que sentí la primera vez que vi de dónde provenía la comida casera y las camisas recién planchadas, no se lo deseo a nadie.

Lo aguante un rato hasta que

Muchas inteligentes hubieran corrido antes que yo, pero en aquel momento yo tenía cierta esperanza de que abriera los ojos. Aguante tener una suegra chismosa por casi 6 meses, pero la verdad me di cuenta que no valía la pena. El día que mi novio llego a decirme que no sabía hacia dónde se dirigía nuestra relación porque su mamá no me consideraba una buena opción abrí los ojos. El problema es que mi novio nunca le puso límites y su mamá quería tenerlo para ella sola. Nada pude hacer al respecto más que serle sincera y decirle todo lo que pensaba. Sin meterme con su mamá porsupuesto.

Me gané el premio a la sutileza, le explique que le sería imposible conseguir una novia que aguantará ese juego con su mamá. Le dije que lamentaba mucho que lo nuestro se hubiese acabado, ya que el en verdad me importaba, pero en fin acabamos. Tras unos meses el regreso con la cola entre la patas, pero no lo acepté de vuelta. Llamame extremista, pero esta vez no pretendo sufrir lo mismo.

Este video te puede gustar