¿Cuál de estos regaños es el más típico de tu mami?

En definitiva, sabemos qué situaciones ponen de malas a nuestra madre, pero a veces esta esta termina siendo la más cómica. Y es que en muchas ocasiones no podemos remediarlo y dejar de poner los pies sobre la mesa. Sabemos que nos van a regañar y aunque la histeria este a plena luz, no por eso dejamos de amar mucho a nuestra mamá. ¿Cuál de estos regaños es el que más recibes?

“Tu cuarto parece nido de ratas, ¡límpialo!”

giphy (1)

¡Aceptémoslo! ¿A quién no la han regañado por tener el cuarto hecho un desastre? Hay veces que parece más un campo de guerra que una habitación. Entre ropa tirada, cama destendida, objetos fuera de su lugar, zapatos y caos por doquiera. “¿Cómo puedes vivir de esa manera, parece nido de ratas? ¡O recoges tu cuarto o NO sales…!”

“¿Qué, ya te mandas sola? ¿Dónde estabas?”

 

giphy (10)

Te dieron una hora de llegada pero te ganó la fiesta, “se descompuso el coche”, te perdiste, no viste la hora… Excusas hay varias, el caso es que llegaste muchas horas después de lo que habías quedado. Rauda y veloz, no conforme con las 10,000 llamadas que te ha hecho, tu mamá se quedó en el sillón a oscuras a esperarte para cacharte in fraganti y preguntar: “¿Dónde estabas?”.

“No soy tu chacha, ¡lava los trastes!”

giphy (2)

Vas a la cocina para prepararte un simple sándwich… De repente hay toda una montaña de trastes que usaste para hacer ¡un simple y sencillo sándwich! Obviamente, los dejaste sin lavar apiladitos en el lavabo… No pasa mucho tiempo hasta que tu mamá entra a la cocina y diga: “¿Quién dejó todo este trasterío? Pero si no soy tu chacha. SIEMPRE tengo que lavar todas tus porquerías. ¡Baja inmediatamente y lava todo tu desastre!”.

“Te vas a quedar ciega con esa porquería, suelta el celular”

shutterstock_343162316

En el auto, la cocina, a la hora de comer, de cenar, incluso hasta estando en tu cama no hay minuto que te vean sin él en la mano. Y pobre de ti si te atrevas a dejar de prestarle atención a tu madre por atender tu celular. Si eso pasa, no podrás dejar de escuchar: “Deja esa cochinada en paz, ¿qué no puedes vivir sin esa porquería? ¡HAZME CASO!”.

“Contesta el celular, que para algo te lo di”

shutterstock_88187953

Saliste con tus amigas,  con el galán, o nada más a la tienda, pero ya llevas como 15 llamadas perdidas… ¿Has visto cómo se desata el infierno? Después de tener más de 4 llamadas perdidas en tu celular de tu mamá, definitivamente ya sabes lo que escucharás al llegar a casa: “¿Por qué no me contestas?“.

“Mientras vivas bajo mi techo…”

giphy (12)

Ahora bien, saliste sin avisar, el máximo desafío, y como eso no era suficiente para llevar la angustia de tu mamá al extremo, te llevaste el coche… Es una de las peores cosas que puedes hacer. No solo te castigaron, te mandaron a tu cuarto con la regañiza de tu vida y las represalias seguirán por más días. Sin importar a dónde hayas ido, seguro te espera un: “¿Te mandas sola? ¡Mientras vivas en esta casa sigues mis reglas!”.

“No toques mis cosas”

giphy (7)

¿Quieres saber cómo se logra un maratón de regaños que tendrá pequeños recordatorios que quizás duren tu vida entera? Toma su maquillaje, zapatos o esos aretes “carítsimos” que le regaló tu papá en aquella ocasión especial. Y no solo los tomes sin permiso, a lo mejor se te pierden, se caen, no los devuelves a su lugar a tiempo. Si eso ocurre, prepara a tus oídos para escuchar cuanto regaño se le ocurra a tu mamá por el resto de tu vida, acompañado de un: “¡No se te ocurra tocar mis cosas!”.

Finalmente, conforme pasan los años, más podemos reírnos de estos típicos eventos y lo mejor será reírte de ti misma cuando te toque decírselos a TUS hijos.

Este video te puede gustar