Crudas verdades que las mujeres deberíamos dejar de maquillar entre nosotras

La perseverancia y la esperanza no se nos acaban hasta que vemos totalmente destruida una oportunidad o relación. Esto va para la amiga, la hija o para ti que quieres seguir creyendo que tu relación va a cambiar. Comencemos a ser honestas entre nosotras y dejemos de ser amables con los sentimientos de las otras. Seamos conscientes de que si el chico quiere estar contigo, no habrá forma humana de detenerlo. Por otro lado, si no quiere estar, no hay nada en este universo que lo haga quedarse. Estas son algunas crudas verdades que las mujeres no nos decimos entre nosotras para no lastimarnos, verdades que te ayudarán a decidir.

“Seguro él está ocupado, por eso no te manda mensajes ni te contesta los whats”

No es que esté ocupado, es que no le interesas tanto. Deja de hacerte fantasías extrañas en tu mente. Realmente un hombre interesado no te deja en visto. No importa si está en el trabajo, comiendo o a punto de tomar un avión a Vietnam, él siempre encontrará la forma de buscarte. Tienes un teléfono y un montón de redes sociales. Además, él sabe dónde vives, donde estudias o trabajas, por lo que si quisiera o estuviera interesado en ti, buscaría la forma de hablar contigo. Creo que a todas nos ha pasado alguna vez. Nos ilusionamos y esperamos ese mensaje bonito de “buenos días” o “buenas noches” que nunca llega. Es hora de dejar de intentarlo, el amor no es a la fuerza.

“Eres una mujer demasiado fuerte y le diste miedo”

Por favor chicas, paremos de decir estas cosas para hacernos sentir bien entre nosotras. La realidad es que a veces nos ponemos super a la defensiva. No está mal decirle a tu amiga que está siendo demasiado dura o inaccesible con sus dates o al contrario, que se ve super desesperada. Las chicas queremos amor, pero a veces no estamos cooperando con la causa como deberíamos. Ser controladoras, ponernos en el papel del hombre, no dejar que se acerquen, ni mostrar vulnerabilidad nos cierra la posibilidad de tener una pareja. Tampoco falta la amiga que intenta cachar lo que sea porque siente “que se le va el tren”. En realidad no es fácil decirle a tu amiga que la está “regando” en sus dates, pero creo que no nos haría mal decirlo y a ella le haríamos un favor. Por lo menos así lo haríamos mucho más consciente.

“En algún momento tu suegra te va a apreciar”

Como una chica que vivió el terror de tener una suegra de espanto puedo decir que esta es la peor de las mentiras. En realidad hay suegras que dan miedo, y lo triste del caso es que nunca van a cambiar. Es posible que con los años llegue a aceptarte y hasta te cobre cariño, pero depende mucho de la mujer en cuestión. Consolarnos y creer que por obra y gracia la mujer en cuestión va a cambiar es solo un engaño. En vez de esperar a que ocurra como arte de magia, decídete a hacer cosas que mejoren la situación. Sé amable, paciente y respetuosa y ayúdala en lo posible. Después de eso, el tiempo dirá.

“Espera, seguro las cosas en tu relación van a mejorar”

La cruda verdad es que hay relaciones que ya no tienen salvación. Así que vemos como nuestra amiga, lucha, persiste y se desgasta en esta relación que todas saben no tiene sentido. Decirle que quizás mejore, puede que la consuele. Y aunque es cierto que decirle la verdad puede que no haga mucho por ella, quizá decirlo de frente la haga reaccionar y dejar de perder su tiempo.

“Ser amiga de tu ex es muy maduro de tu parte”

A menos de que hayan pasado años y de repente las cosas hayan salido bien con el ex, ser su amiga no buena idea, para nada. Lo cierto es que solo las chicas más maduras pueden lograrlo sin meterse en líos. Pues sabemos que muchos ex aman tener la velita encendida. Tener a la mano a ese chico que te traía de boca puede que no sea lo mejor para ti, porque en cualquier momento de debilidad puedes irte de boca de nuevo.

“No engordaste mucho, es que la vida profesional es agobiante”

Si me dices que nunca le has mentido a una amiga acerca de cómo se ve, mientes. Todas lo hemos hecho alguna vez para no herir sus sentimientos. Decirle que se ve como diosa con ese vestido entallado con el que parece tamal mal amarrado no le hace ningún bien. La cruda verdad es que solemos descuidarnos y no está padre que nos solapemos entre nosotras. En vez de mejorar, tu amiga puede irse al date con ese espantoso vestido con el que se ve fatal. Quiérela más e invítala a correr contigo. 

“Puedo tener un ‘amigo con derechos’ sin salir lastimada”

Ajá. Seamos realistas. La mayoría de las mujeres no estamos hechas para tener relaciones sexuales con un hombre sin sentir algo por él. Las mujeres que pueden hacer esto son contadas. En realidad tengo muchas amigas y amigos que han intentado seguir esta dinámica “moderna” de salir con alguien sin compromisos. Hasta la fecha, ninguno de ellos se ha salvado; todos han salido con el corazón roto. Lo cierto es que es imposible ser amiga y amante de un hombre o viceversa sin sentir algo por la persona. Al final, quien siente más sufre por la persona que no estaba lista o no quería un compromiso.

“Estar soltera no te debería dar miedo, es increíble”

Lo dicen las chicas que a veces lloran los fines de semana viendo películas de amor o “stalkeando” a sus ex. Seamos realistas y honestas con las demás chicas. Ser solteras es increíble, pero a veces es solitario. En ocasiones es agobiante y en otras es maravilloso; igual que estar en una relación. Estar sola o acompañada es lo mismo, pues aunque tengas a una pareja de cierto modo siempre corres el riesgo de perderte a ti misma. Lo único que cambia es que estando soltera estás más consciente de quién eres y no tienes con quien enmascarar tus miedos y dudas. Estar soltera o con pareja puede dar miedo, pero al final debes aceptar que ninguno de los dos estados está mal.

Las mujeres nos maquillamos muchas crudas verdades, comenzando con nuestros estados emocionales, relaciones de pareja y familiares. Decir la verdad en ocasiones es muy difícil, pero creo que deberíamos ser un poco más francas en algunos momentos. Quizá así lograríamos que más mujeres dejen a tiempo esos malos hábitos, el miedo al fracaso, a esa relación inservible o esos miedos limitantes que nos dejan en el limbo por años.

 

Este video te puede gustar