Cosas que toda mamá latina hace y he vivido

¡Ay mi mamá! Si les contará todas las anécdotas que he vivido con ella nunca acabaría. Eso sí, debo reconocer que tiene muchas cosas en común con todo lo que hace una mamá latina. Toda madre es única, pero las madres latinas se caracterizan por ciertos aspectos. Y bueno, esta es parte de mi experiencia y tú probablemente me dirás: “Mi mamá también lo hace”, y está bien. De vez en cuando es divertido reírse o sacar toda tu frustración con otras personas, ¿no te has sentido así?

La forma en la que exageran todo

Cuando digo todo es todo, en serio… Mi mamá exagera demasiado las cosas desde cuando cuenta las anécdotas a otras personas, hasta tomarse las cosas de modo personal. Por ejemplo, si me equivoqué en algo pequeño, para ella es un gran error que viene desde el pasado o algo por el estilo. Recientemente, con las visitas familiares, me di cuenta de la forma en la que exageraba hechos históricos para hacerlos sonar sorprendentes. Igual que algunas anécdotas familiares que, estoy segura, no pasaron como las cuenta. Incluso, algunas con unas cuantas mentiras, porque, según ella, “así las recuerda”, aunque ni hayan pasado. En fin, siento que toda mamá latina tiende a exagerar las cosas para impresionar o para ella misma. He conocido a muchas madres con esta característica. Y tú, ¿sientes que tu madre es así?

Cuando habla mal de ti frente a los invitados

O sea, no siempre lo hace, pero de vez en cuando y creo que todas hemos pasado por eso. Mi ejemplo: si discutí con mi mamá discretamente (o sea, no tanto) habla mal de mí frente  a los invitados. Dice que nunca hago nada, soy mala hija o me falta responsabilidad. Y claro, también he pasado por lo mismo cuando estoy en casa ajena con familiares de mis amigos o parejas y es muy incómodo. No sé cuál sea su propósito exactamente, pero sabemos que exageran todo. Si quieren hacernos sentir mal no lo logras así. Eso sí, cuando hago algo que destaca, ahí sí  lo exagera y hablan maravillas de mí. ¿Típico, no?

Le dices una cosa y vuelve a preguntarte lo mismo

Creo que es lo que más me da risa, pero, al mismo tiempo, me estresa, no solo de mi madre si no de todas las personas. Les pongo un breve ejemplo: le dije a mi mamá que mi maleta estaba lista y tres veces después me preguntó si ya la había hecho, ¿me explico? Te preguntan algo, respondes y nuevamente preguntan. Otro ejemplo es cuando le pido un favor y tengo que recordárselo porque siempre se le olvida. Una mamá latina pregunta y pregunta. No lo hace por mala onda, simplemente está en su sangre o algo por el estilo.

Su forma de dar su amor es con la comida

¡Vaya que sí! Ningún platillo del restaurante más caro se compara con la comida de mamá. Es así de simple, ese platillo sabe a mucho amor y ternura. No sé si te ha pasado, pero cuando tu mamá cocina algo muy picante, notas que está enojada y se refleja en la comida. Es una gran coincidencia de todas las mamás latinas, sus sentimientos reflejados en su comida. A mí me encanta ir a casa de mi mamá a comer, pues, más que nada, vuelvo a revivir los viejos tiempos. A pesar de haberme enseñado algunos de sus platillos, el sabor que yo le doy a mi comida nunca llegará a su nivel.


Este video te puede gustar