Cosas que tuvimos que pasar los que somos hermanos mayores y sin duda odiamos

Los que somos hermanos mayores sabemos que somos más inteligentes, triunfamos más y aunque nuestros padres no nos consientan tanto, sabemos que lo que tenemos es porque nos lo hemos ganado a pulso. Sí, ser hermano mayor es muy divertido y grato, pero también tiene un lado oscuro que hemos conocido quienes lo somos, sin duda. Seguro ya tienes una idea de lo que hablo…

Lo que odiamos los hermanos mayores

La realidad es que eso de odiar, odiar no es tan cierto. Solo sirve para darle un poco de drama a este asunto y sentirnos las víctimas por un ratito. A pesar de las responsabilidades que nos fueron adjudicadas sin siquiera preguntar, amamos a nuestros hermanos menores y sin duda daríamos la vida por ellos. Pero bueno, regresemos un poco al drama de lo que callamos y sufrimos los que somos hermanos mayores.

“Cuida a tu hermanito”

Estoy casi segura de que la cosa que más escuchamos los que somos hermanos mayores es esta. ¿Qué rayos pasaba con nuestras madres al pensar que nosotros podíamos hacernos cargo de nuestros hermanos? Sin importar la edad que tengamos, si apenas podemos cuidar de nosotros, ¿qué podíamos hacer para velar por otros? No, eso sí que estaba mal.

“No lo hagas, eres el ejemplo de tu hermano”

Ash, cómo recuerdo que en más de una ocasión me cortaron la inspiración mientras hacía un berrinche. La justificación era que todo lo que yo hago, mi hermano siempre lo hará porque soy su ejemplo a seguir y blah, blah, blah. Me choca que me tomaran de referente para lo bueno o malo que hiciera mi hermano. Qué fácil era deslindar responsabilidad sobre mí, en lugar de que mis padres hicieran algo al respecto, ¿no?

“No lo vayas a romper, para que se lo prestes a tu hermano”

Creo que mis padres se preocupaban más porque cuidara mis cosas, no porque me estuvieran enseñando el sentido de la responsabilidad. Más bien lo hacían para que ellos no tuvieran que gastar más y yo tuviera que ceder en algún momento mis pertenencias. ¡Qué les pasa!

“Convídale a tu hermano”

Con todo lo que compraba o lo que me regalaban, siempre querían que yo fuera quien compartiera con él. ¿Qué tal que no quería? ¿Por qué tienen que obligarnos a hacer algo sin siquiera preguntarnos si nosotros queremos hacerlo? Eso sí que molesta.

“Acompaña a tu hermano a la fiesta o X lugar”

Además de ser hermanos mayores, nanas, maestros y todo lo que fuera posible, querían que fuéramos guardaespaldas. Si el baby iba a salir a algún lugar, siempre querían que fuéramos para asegurarnos de que estuviera bien. Cuando se trató de nosotros nadie nos acompañaba, ¿por qué con ellos tiene que ser diferente?

Este video te puede gustar