Cosas que todas hacemos pero no queremos aceptar, ¡auch!

Si hablo en nombre de todas las mujeres, puedo decir que es un hecho que nosotras no queremos aceptar ciertas cosas en algunos momentos. Tal vez eso suceda porque sabemos que tenemos el poder o porque no queremos que nos quiten la razón. Sin embargo, hay que ser un poco honestas entre nosotras y aceptar que hacemos algunas cosas en secreto, pero podría decirse que es un secreto a voces. Por qué digo eso. Porque todas lo hacemos en nuestro lugar íntimo, pero mientras tú lo haces, seguro que otra de nosotras también lo hace en su casa. Al final me cuentas qué tantas de estas cosas has hecho, ¿va?

Hacer pipí mientras te bañas

No queremos aceptar que cuando estamos en la ducha y de repente dan ganas de hacer pis, hacemos ahí mientras cae el agua. La verdad no debes espantarte ni decir “ay no, yo nunca lo he hecho”. Créeme, varias amigas mías no lo aceptan de manera directa, pero tampoco lo niegan cuando se los he preguntado.

Depilarte sólo si la ocasión lo amerita

Somos tan prácticas que ya no nos preocupamos por depilarnos todos los días. La realidad es que sólo lo hacemos cuando realmente se necesita. Si andaremos en jeans o es época de invierno, no tocamos para nada la crema o el rastrillo. Quizá en época de primavera o cuando tenemos una cita importante, pero si no es así, no.

“¿Por qué diablos no responde mis mensajes?”

Todas en algún momento nos hemos vuelto paranóicas cuando un chico especial tarda horas en responder. A veces hasta revisamos la conversación para ver si no dijimos algo que haya hecho que dejara de responder.

Fingir que escuchas música pero estás en el chisme

Casi siempre pasa en el transporte o cuando vamos en la calle y escuchamos gente que está discutiendo o contacto chismes muy buenos. Para no vernos tan obvias fingimos que oímos música, pero no, sólo estamos pendientes del chisme.

Sacarte los mocos

No queremos aceptar que en algunas ocasiones nos picamos la nariz para sacar los molestos mocos. Tranquila, todas lo hemos hecho al menos una vez.

Intentar revisar el cel de tu novio o hacerlo de verdad

Tal vez porque nos mata la curiosidad o porque tenemos celos. Sin embargo es una de las peores cosas que podemos hacer.

Rascarte la panza o sacarte el calzón

Cuando estás sentada viendo la tele, puedes tener la maña de rascarte la panza o sacarte alguna pelusa del ombligo. Incluso has recurrido a los dedos saca calzón cuando sientes que está molestando algo por atrás.

Punes descarados

No queremos aceptar que cuando estamos solas o alejadas de la gente que está en el mismo lugar que nosotras, sacamos ese gas que nos está molestando.

Presumir que leíste un libro, cuando sólo viste la peli

Se entiende sola la explicación y lo mejor es no hacerlo porque la que queda en ridículo eres tú.

Entrar a las tiendas a preguntar cuánto cuesta algo y salir sin comprar nada

Ja, ja, ja, ja, ja, cuántas veces no lo hemos hecho. ¡Que sad!

Este video te puede gustar