Cosas que pasan por la mente femenina mientras… 🍆 🍑

¿Has pensado en todo lo que puede pasar por la mente de alguien al momento de la intimidad? Quizá la mayoría de las veces  estás tan concentrada en el momento que olvidas todo lo demás. Cuando no es así, cuando tu mente empieza a divagar hay un montón de pensamientos que puede albergar tu cabecita mientras tienes sexo con alguien. He recopilado los pensamientos más comunes que han tenido mis amigos, conocidos y yo durante el sexo. Puede que más de uno también lo hayas experimentado tú. ¡Averígualo!

“¿Qué ropa interior me puse?”

Algunas veces planeas un encuentro sexual de manera minuciosa y eliges el mejor outfit (ropa interior y exterior). Sin embargo, hay otras ocasiones en las que usas un chon no tan sexy y de repente ¡ups!, pasa lo que no esperabas que pasara. Puede que en pleno momento no lo recuerdes, pero conforme pasa el tiempo y transcurre la acción, viene a tu mente la pregunta de qué es lo que traes puesto. Eso le pasó a una amiga. Era un día cualquiera en el que no tenía pensado ver a su novio. Él la sorprendió y todo terminó en un encuentro sexual, en el que ella comenzó a pensar qué tan sexy o no era lo que traía puesto.

“Ojalá no note mi celulitis”

Por la mente de mi amiga pasó eso cuando salió con el chico que la traía loca desde hace mucho. Ambos se sentían atraídos mutuamente, pero no se habían atrevido a decirse algo. ¡Miedosos! Sin embargo, mi amiga cuenta que una vez que empezaron a tener intimidad en lo único en lo que ella pensaba era que él iba a notar su celulitis. ¡Por Dios! Él jamás se percató de eso, lo único que le gustaba era estar con ella y eso era más que suficiente.

“¿Le estará gustando?”

Parece ser la pregunta más común entre los hombres, pues su peor temor es saber que no son buenos en la cama. Créeme, el hecho de no escucharnos gemir o decir algo durante el acto les resulta perturbador. Algunos se atreven a preguntar, mientras otros sólo tienen la duda en sus mentes. Y sin duda, al momento de salir esas palabras de sus bocas, termina la magia y se acaba la pasión. ¿Te lo han preguntado a ti?

“¿Cuánto falta para que termine?”

Debo reconocer que en algún momento de mi vida tuve un encuentro bastante malo. Lo único que pasó por mi mente era: “ojalá esto termine pronto”. En ese entonces tenía miedo de herir los sentimientos de la otra persona. Sin embargo ahora se me ha quitado ese miedo y en cuanto noto que es un mal prospecto, no dudo en pedir que se detenga y salir de ahí. Es peor quedarte en un lugar en el que el sexo es malo y está asegurado que no disfrutarás.

“¿Fingiré o no el orgasmo?”

Una amiga, que estaba con el chico que siempre había querido, pensó que el encuentro sexual iba a ser tan bueno como presumía. Sin embargo, a la hora de la acción descubrió que nada tenía que ver una cosa con la otra. Como ya quería que todo terminara, decidió fingir que estaba llegando al clímax. Eso funcionó en ese momento, aunque luego tuvo que ponerle un límite para ya no tener sexo con él.

Este video te puede gustar