Cosas que pasan cuando eres la única mamá de tu grupo de amigas

La maternidad es una gran responsabilidad y una excelente oportunidad para saber qué personas a tu alrededor realmente te apoyan y te aman. Esta situación es aún más especial en circunstancias específicas; por ejemplo, si eres joven. La rutina de las chicas que se convierten en mamás cambia radicalmente al tener a su bebé, lo cual también influye en su círculo de amistades. Estas son algunas cosas que pasan cuando eres la única mamá de tu grupo de amigas.

Recibes mucho apoyo de tus amigas

Durante el proceso de la maternidad, uno de los pilares de apoyo son tus amigas. A pesar de que todas tengan ideas diferentes sobre tener hijos ellas estarán contigo en las decisiones que tomes. Desde el nombre que elijas para tu bebé y el color de las paredes de su habitación, hasta para buscar al mejor pediatra.

Tus amigas piensan más en tu hijo que en ti

Aceptémoslo, además de que los bebés por naturaleza son adorables, cuando es el primero en el círculo de amigas él se convierte en el protagonista. Cuando quedan de verse o te visitan siempre llevan algo para él. Puede ser ropa, juguetes o accesorios. A veces suele ser algo odioso que no haya otro tema de conversación que tu hijo. Tranquila, están emocionadas y todo se soluciona hablando.

Aprenden de ti

A veces no nos damos cuenta de cuánto nos enseñan nuestras amigas o cuánto les enseñamos nosotras a ellas. A pesar de que no lleven un cuaderno donde anoten lo que puede servirles, hay lecciones que se les quedan grabadas de por vida. Todo lo que estás haciendo, las buenas y no tan buenas decisiones, son una especie de curso para tus amigas. Ellas están aprendiendo de ti, de tu fuerza, de tu energía, de tu tiempo y de tu amor.

Te ayudan a bajarle a tus dramas

Como decíamos al principio, la maternidad implica una gran responsabilidad. Tienes a tu cargo una vida que se compone de un cuerpo, una mente y un espíritu. A veces hay que tomar decisiones que como madres nos angustian y más cuando nuestros hijos crecen. Hay ocasiones en las que no nos damos cuenta de que estamos exagerando, así que tener una amiga que ve todo desde fuera nos ayuda a relajarnos y tomar las cosas con calma. Nadie nos enseña a ser madres. 

Tu hijo siempre tiene regalos

Ropa, juguetes, artículos de cuidado personal, más ropa y más juguetes. Cada visita de tus amigas se convierte en un nuevo baby shower. Por un largo tiempo no tendrás que preocuparte por esas cosas. Todo lo que ven es para consentir a tu hijo.

Tu hijo se convierte en otro integrante del grupo

Cuando eres la única mamá de tu grupo de amigas, tu bebé prácticamente se convierte en otro integrante del grupo. Todos los planes se hacen cuidando que lo puedas llevar y que esté a gusto. Alguna de tus amigas incluso tiene un asiento exclusivo para él en el auto. Ahora siempre cuidan el lugar a dónde irán para que él también disfrute la salida.

¿Verdad que es maravilloso?

Este video te puede gustar