Cosas que le pasan a las mujeres fuertes; ¿eres una de ellas?

Todas queremos ser mujeres fuertes un día. Para serlo tendremos que pasar por un montón de experiencias, aceptar que el control no está en nuestras manos y, sobre todo, darle la cara a la adversidad cuando se presenta. Ser una mujer fuerte no es sencillo, pues cuando te conviertes en una muchas cosas comenzarán a cambiar a tu alrededor. Mis amigas siempre me han dicho que soy la más fuerte de todas. Al principio me daba gusto que esta fuese su percepción, así que poco a poco me convertí en una. Mi vida me ha llevado a una transformación muy dura, en la que a veces como una oruga solitaria solo espero el momento de volar de nuevo. Cuando eres una mujer fuerte, muchas cosas en tu vida cambian.

Los sueños se convierten en metas

Existen muchas cosas buenas por ser mujeres fuertes. Esta es quizá la que más se nota: una mujer fuerte convierte sus más alocados sueños en metas a corto o largo plazo. Es decir, crees que todo es posible, así que te fijas listas de tareas para que estás se vuelvan objetivos alcanzados y finales felices. Trabajas mucho por ti misma y también por las personas a las que amas.

Sabes quiénes son tus amigos verdaderos

Los buenos amigos no crecen en las ramas de los árboles. De hecho, muchas veces puedes contarlos con los dedos de una mano. Cuando te conviertes en una mujer fuerte, eres más selectiva con tus amistades y las personas con las que te relacionas. Es gracioso, pero cuando comienzas a ser más fuerte, muchas personas comienzan a mostrar su otra cara. No es fácil decirle adiós a viejas amistades, pero es preciso saber que una mujer fuerte deja de lado a las personas que no le hacen nada bien a su vida.

Dejas ir a personas que te hacen daño

Una mujer fuerte no deja que las personas tóxicas se adentren en su vida de ninguna forma. Así que poco a poco comienzas a saber quién es quién y vas dejando salir a cada una a su debido tiempo. Conforme pasa el tiempo, sabes cómo cerrar ciclos con las demás personas, ya no dudas demasiado en dejarlas ir, aunque al principio es más que doloroso. Dejar ir a las personas tóxicas convierte tu vida en algo más sano y feliz.

Encontrar una buena pareja toma su tiempo

Una mujer fuerte se enfrenta a muchos retos al encontrar pareja, pues en este mundo hay muchos niños con pinta de hombres. La verdad es que muchos hombres salen corriendo después de conocer a una mujer fuerte. Es decir, se dan cuenta de que tener una chica con tales expectativas sobre sí misma a un lado, los forzará a crecer y a desarrollarse rápidamente. En muchos casos, esto resulta un deal breaker para ellos, así que muchos terminan huyendo con mujeres con menos carácter.

Las mujeres fuertes al principio sufren mucho, pues los cambios son bruscos y muy tajantes. Las decisiones que toma una mujer fuerte son contundentes y no tienen vuelta atrás. Son pasos pensados que las ponen a ellas primero. Ellas no suelen ser las más populares ante los ojos de los demás. Finalmente, cuando te conviertes en una mujer fuerte es probable que muchos hablen de ti, es algo inevitable.

Este video te puede gustar