Cosas que hacemos en vez de mostrar nuestras emociones y que afectan nuestra salud

Todos desarrollamos mecanismos para evitar nuestras emociones; sin embargo, acudir a ellos cada vez que nos pasa algo puede literalmente quebrarte. Una de las características especiales del ser humano es vivir y expresar nuestras emociones. ¿Qué pasa cuando no respondes a alguien que te grita, te ofende o te hace sentir triste? Normalmente tu cuerpo entra en crisis. Cuando dejas de mostrar tus emociones y te escondes tras la cortina, gran parte de tu identidad se pierde. Y no solo eso, puede afectar tu salud.

1.- Niegas lo que sientes a capa y espada

Negar que las cosas que te están afectando te están afectando o, peor aún, negar que pasaron es lo peor que puedes hacer. Esto pasa con las víctimas de abuso. Negamos la experiencia que incomoda, traumatiza o da pena y así evitamos confrontar nuestras emociones. Sin embargo, es necesario aceptar lo que ha pasado y no minimizarlo. No hacerlo es como ponerle un curita a la herida y dejar que la piel debajo se infecte. En tu mente la infección no existe, pero en la realidad te afecta más de lo que piensas. Anímate a expresarte, no hacerlo produce ansiedad, depresión y muchos otros problemas psicológicos.

2.- Comer de forma emocional

Comerte tus emociones es una pésima idea. Nuestra razón principal para comer es satisfacer nuestra necesidad fisiológica de hambre, pero muchas personas terminan comiendo para aliviar el estrés y lidiar con sentimientos, como la soledad, el aburrimiento, el odio a sí mismo y la tristeza. Pedirte una pizza o tomarte una pinta de cerveza porque te sientes sola no es bueno para tu salud. Especialmente porque afrontar la realidad con comida te puede llevar a un trastorno alimenticio. 

Distraerte

¿Cuántas veces no has evadido tus emociones limpiando la casa, viendo una serie o haciendo cualquier otra cosa que preguntarte qué es lo que estás sintiendo? Sanar comienza cuando aceptas que traes algo por ahí atorado y encuentras la forma de expresarlo, perdonarlo y dejarlo ir. Es un proceso largo que muchos ocultan tras hobbies o cualquier otra actividad. Esto puede afectar tu corazón, pues guardar corajes te puede llevar a la hipertensión o, peor aún, a un ataque cardiaco.

Un clavo saca a otro clavo

En vez de aceptar tu duelo corres a los brazos de cualquier ser humano que te haga ojitos. Después de una relación tormentosa y bastante tóxica seguro acabas peor que al principio. Un desamor te puede llevar a hacer locuras, algunas tan tóxicas como caer en la promiscuidad y contraer una ETS. Sin mencionar todos los problemas psicológicos que se generan.

Las emociones son el super poder de los seres humanos. Es importante que expreses y dejes salir tus emociones. Recientes estudios demuestran que el cáncer esta relacionado con la forma en la que controlas tus emociones.

Este video te puede gustar