Cosas que agradecer en esta cuarentena ¿tú qué agradeces?

Este puede ser el peor momento para muchas personas, muchos quieren que regresemos a la normalidad. Pero la verdad es que después de este golpe de conciencia ya nada va a ser igual que antes. Tenemos mucho que agradecer.

Se nos advirtió en muchas ocasiones y todos lo vimos venir sin hacer mucho al respecto. Se nos dijo que no todos somos buenos cuidando de este mundo, pero al final es de todos. Y ahora un virus es el más insignificante de nuestros problemas. Porque estando encerrados en casa, muchas personas van a tener que agradecer la entrada en sus vidas de 7 pequeñas pero grandiosas cosas:

Resiliencia

La capacidad de adaptación, sobreponernos en momentos críticos sin perder de vista nuestra salud mental. Porque claro que nos vamos a recuperar de esta crisis y lo maravilloso es que lo vamos a hacer de una forma diferente. En este camino vamos a encontrar un montón de cosas nuevas, que seguramente no sabíamos que podíamos hacer.

Las preguntas difíciles ¿Para qué?

Cambiar del estado de víctima, porque nos ha pasado esto a nosotros. En estos momentos muchas de nosotras vamos a dejar de lamentarnos y vamos a preguntar. ¿Para qué está pasando esto? ¿Qué se tiene que aprender? Pero aguas el camino siempre estará dividido y muchas personas seguramente se quedarán del otro lado. Así que es momento de decidir, de qué lado vas a seguir viviendo. Vas a vivir del lado del miedo, dolor y el resentimiento o te vas a poner las pilas desde hoy para sobrellevarlo. Es triste muchos están perdiendo la vida, pero si crees que existe algo más allá de la conciencia que tenemos aquí en la tierra. Entonces entenderás que todo está en perfección, porque ahí donde tu ves un caos está la luz también.

Estos son todos los beneficios que obtienes de meditar

Este tiempo te vas a conocer más a ti misma

Seguramente este tiempo te está enseñando mucho de tí y ni siquiera lo notas. ¿Tomaste la mejor decisión en la educación de tus hijos? ¿Amas a tu pareja? ¿Estas trabajando para un bien mayor? ¿Eres una persona feliz?

Ser dueña de tu mente ¿Eres dueña de tu mente o los pensamientos de los demás te dominan?

En este momento muchas personas se guían por el pánico. La emociones en sus cuerpos los dominan, son reactivas ante cualquier mala noticia. Se toman la muerte ajena como propia. Entonces quién domina a quien. Es tiempo de dejar de poner excusas, porque no puedes esperar que la paz en tu vida se dirija por las circunstancias. La paz siempre ha habitado dentro de tí y es momento de encontrarla. Pues si no lo haces es muy probable que este tiempo contigo misma somatices un montón de enfermedades que no quieres.

Formas de pasar el tiempo para ahora que estás en casa

Los valores de familia

¿Te has dado cuenta ya? De quién manda en casa. Este tiempo más de una mamá, tía, papá, etc..se ha dado cuenta que el celular manda en casa. Entonces quién le está enseñando a tus hijos: a respetar a los ancianos, el valor que tiene la sabiduría de los más grandes, lo afortunados que son al tener casa, el agradecimiento a las cosas sin valor material y el amor en familia. Abramos los ojos porque esta es una llamada de atención. O es que no has visto como estas generaciones ya no se preocupan por sus ancianos, sus niños y el terror más grande es que la pantalla de este aparato en el que me estás leyendo se rompa.

Todo lo que estaba invisible

Si hay algo que tenemos que agradecer, es que todo eso que era invisible hace un par de meses hoy está presente:

  • La familia junta en casa
  • Las actividades que nunca hacías por tiempo
  • Poner tu salud como prioridad
  • Ver qué tanto valor tiene tu trabajo
  • Los cariños de tu pareja
  • El tiempo que tienes cada día para vivir

Espero que hoy más que nunca te des cuenta que hasta en los tiempos más oscuros. Hay tantas cosas que podemos agradecer. Mantente a salvo, ponte las pilas hoy más que nunca. Hay un montón de cosas en las que trabajar. Porque el mundo después de este encierro, de ninguna forma va a ser igual. Abre los ojos.

Este video te puede gustar