Cosas graciosas que pasan a la hora del cuchi cuchi

La hora del cuchi cuchi puede ser de lo más entretenida. Aunque una a veces sueña con un momento super íntimo, lleno de cursilerías y mucho sexo, a veces las cosas están super alejadas de la realidad. Seguro ya has tenido alguna experiencia que te saca más de una carcajada. Incluso tus amigas tal vez te hayan contado alguna, o la prima de una amiga. Justo de eso hablaba con mis amigos y me he dado a la tarea de compartir contigo esos momentos bochornosos, pero super graciosos que jamás se olvidan. Te darás cuenta que no eres la única que ha pasado por algo vergonzoso.

¡Eres demasiado escandalosa!

Si eres una chica gritona a la hora del cuchi cuchi, entenderás esta experiencia. Tengo una amiga que tiene una voz bastante peculiar. Incluso sin estar en la intimidad, hace que todo mundo voltee a verla (y no precisamente por que esté guapa, aunque sí lo está). Más bien, todos voltean a verla por su voz, porque lugar en el que va, todo mundo termina enterándose de lo que está hablando. Aunque no grita, habla tan fuerte que es imposible no escucharla. Así que imagina cómo es a la hora del sexo. Ella misma lo ha platicado, pues dice que en más de una ocasión su novio le ha tenido que tapar la boca para que no se escuche más de lo que debería. Para ella es gracioso, pero a su novio a veces le da un poco de pena.

Sexo oral y condón retardante

Su servidora tuvo una experiencia bastante graciosa y a la vez incómoda. Era de las primeras veces que hacía sexo oral a mi novio. Hubo una vez en especial, que andábamos probando nuevos juguetitos, entre ellos un condón retardante. Ya sabes, queríamos disfrutar más del sexo y decidimos usar ese condón. Luego de terminar esa ronda, descansamos un rato. Cuando yo quería más acción, pensé que era buena idea, despertar al amiguito con una buena dosis de sexo oral. Al principio las cosas iban de maravilla, hasta que dejé de sentir mi lengua y luego la boca. Me espanté y dejé de hacerlo. Tuvimos que parar en seco y acudir con el doctor porque ya me había asustado. La doctora se rió y me dijo que eso era a causa del condón retardante. Durante unas horas hablé como Silvestre. Ahora ya lo saben, si van a hacer sexo oral, no usen condones retardantes.

Salto del tigre

Eso me lo platicó un amigo. Salió con su novia de vacaciones y era la primera vez que estaban los dos solos, lejos de todo el mundo que los conocía. Se fueron a recorrer un bello pueblo y por la noche decidieron darle vuelo a la hilacha. Estaban tan entrados en su pasión, que mi amigo cargó a su novia y la quiso subir a un mueble para seguir con la acción. Era tanta su adrenalina que la tomó tan fuerte y la lanzó contra el mueble de una manera impresionante, que el mueble se rompió con la chica encima. Sin embargo eso no detuvo su calentura. Lo bueno vino al otro día, cuando despertaron. El cuarto era un desastre, el mueble estaba roto y la espalda de la novia estaba toda moreteada. ¡Auch!

¡Pica, pica!

Otro amigo cuenta que un día fue a comer con su novia alitas, pero pidieron la salsa más hot. Las disfrutaron tanto que tal vez se les alocó la hormona a causa del chile. Ese mismo día, la chica le hizo sexo oral a mi amigo. Él le decía que le ardía, pero ella pensó que él sólo estaba exagerando. Luego de un rato, cambió la posición y cuando él entró en ella, ¡pica pica! Ella comprobó que en efecto su sabor era bastante picoso.

Levitación asegurada

Una amiga se fue de vacaciones con su chico y decidieron darle uso rudo a la cama del cuarto de hotel. La estaban pasando realmente bien. Pero estaban tan entrados en su rollo, que hasta después se dieron cuenta que de tanto movimiento habían movido la cama de un lado al otro del cuarto.

Este video te puede gustar