Cosas extrañas que pasan durante el embarazo y nadie nos advierte 😒

Cuando tu familia, amigos o conocidos escuchan que estás embarazada, todo es alegría y felicidad. Les da gusto saber que traes una nueva vida dentro de ti. Sí, pero nadie nos advierte sobre cosas que parecen ser más comunes de lo que imaginamos en esta etapa. Al leer, sabrás de lo que hablo, probablemente lleguen recuerdos a tu mente.

Trasero prestado

Durante el embarazo, las hormonas actúan de manera favorable. Tu cabello se ve suave, sedoso, hermoso. Tal vez en ningún otro de momento hayas lucido una cabellera tan espectacular como en el embarazo. Lo mismo sucede con el cuerpo. Los pechos comienzan a verse más voluptuosos porque se están preparando para alimentar al bebé. Tus pompis también se ven increíbles. Aprovecha esos meses y lúcelas al máximo, pues luego de que nazca tu bebé, desaparecen. ¡Qué triste!

Estornudar no era nada grato en el último mes

Seguro ya sabes que conforme el bebé va creciendo, ocupa más espacio dentro de ti. Eso implica que tus órganos tienen que acomodarse de modo diferente y juntos para que el bebé quepa. Lo malo es que el pequeño queda justo cerca de la vejiga, haciéndote pasar momentos bastante complicados. En el último mes, el bebé ya está tan grande, que se recarga casi por completo en tu vejiga. Ir al baño es algo natural que tendrás que vivir. Habrá veces en que no lo consigas.

Tu olfato se agudiza

Nadie nos advierte sobre lo sensible que puede ser nuestro olfato durante el embarazo. En lo personal, yo no padecí nada de eso. Más bien, luego de tener a mi bebé, comencé a sentir repulsión por algunos olores que antes no me incomodaban. Sin embargo, hay mujeres que tienen que dejar de usar crema o desodorante por lo desagradable que les parece el aroma.

No poder agacharte

Sí, todos te dicen lo bonita que te ves con tu pancita. Incluso se fijan en la forma para decirte si será niño o niña. Lo malo es que nadie piensa en lo complicado que se vuelve hacer actividades con tremenda barriga. No puedes agacharte como siempre. Ya sea a la hora de bañarte, para recoger algo que se te cayó o para atarte las agujetas. Es un verdadero martirio.

Benditas hemorroides

No todas sufren de hemorroides, pero es una de las cosas más comunes en el embarazo. Lo malo es que son incómodas y hay veces en que no desaparecen luego de que nace tu bebé.

Que no todos serán buenos contigo

En todos lados escuchas que a una mujer embarazada se le debe respetar y dar prioridad. En teoría así tendría que ser, pero pocos son conscientes de ello. Ya quisiera yo que sepan lo que se siente traer cargando una nueva vida dentro de ti. Así como puedes encontrar gente que te cede el lugar en el autobús, en el baño o en una fila habrá quien no se compadezca de ti. Espero que esas personas nunca se embaracen y tengan que experimentarlo en carne propia.

Calor insoportable

Las hormonas son un torbellino durante los meses de gestación. Eso hace que experimentemos cambios de humor y también de temperatura. El calor puede ser excesivo y hará que quieras dormir sola y desnuda.

La cicatriz sigue doliendo, aunque pasen años

Quienes crean que la opción más cómoda para tener un bebé es la cesárea, les quitaré las ganas de querer hacerlo. Si tu bebé tiene todas las condiciones para nacer por parto vaginal, deja que lo haga. No interfieras con la naturaleza. Solo hay casos en los que es necesaria la cesárea por cuestiones de que la cadera es estrecha o porque el bebé se encuentra en riesgo. Tener la cicatriz de cesárea no es nada bueno. Así pase uno, dos o más años, el dolor está presente. Sientes como si te quisieran volver a abrir. ¿Quieres sentir eso por el resto de tu vida?

Este video te puede gustar