Consejos de maternidad que seguí (y ahora me arrepiento)

Como nueva mamá primeriza, recibes consejos no solicitados. Sin embargo, no tienes que seguir al pie de la letra todo lo que te sugieren. Estás tan nerviosa y no quieres ser una “mala madre” que terminas escuchando todo lo que te dicen. Te recomiendo que confíes en tu intuición y decidas qué consejos ignorar. Aquí algunos consejos que decidí ignorar.

“No cargues tanto a tu bebé porque se acostumbrará a los brazos y no podrás hacer nada”

Mi bebé tiene un año y, a veces, me gustaría poder regresar el tiempo. No hay nada mejor que tener a tu bebé en tus brazos. Sí, habrá ropa que lavar y quehaceres, pero esos pueden esperar. El fregadero de la cocina acumulará platos sucios y la casa será un desastre, pero tu bebé no será pequeño por mucho tiempo. En un abrir y cerrar de ojos, ese bebé crecerá y desearás que sea pequeño de nuevo. ¿Qué tiene de malo que un bebé quiera los brazos de su madre y sentir amor y seguridad? ¿Prefieres que tu hijo no quiera estar contigo? Carga a tu bebé, aprecia esos momentos y deje de estresarte con las cosas de la casa. Sé una buena mamá primeriza. 

“Deja que el bebé llore, es bueno para sus pulmones”

Los bebés lloran por muchas razones, pero no lo hacen para manipularte. Si su intención inmediata es correr a su lado, entonces hazlo. Yo no dejaba que mi bebé llorara por largos períodos. Por ejemplo, cuando estaba en el baño no corría a atender a mi bebé, pero no lo dejaba llorar  solo por el desarrollo de sus pulmones. Sus pulmones funcionan correctamente y no hay evidencia real de que el llanto tenga algo que ver con eso.

“Deja de amamantarlo después de seis meses porque tu leche ya no es buena para él”

También me decían, ya no es un bebé, deja de amamantarlo. Soy defensora de la lactancia materna y sigo amamantando exclusivamente a mi hijo de un año. Los pediatras y las investigaciones muestran que la leche materna está llena de nutrientes y no hay una línea de tiempo que debas seguir. Si puedes amamantarlo, hazlo. Si tienes un niño pequeño que no está listo para dejar la lactancia materna, entonces no lo presiones. Solo tú puedes decidir cuándo dejarlo y cuándo tu bebé está listo.

“No le des el chupón porque será imposible que lo deje”

LO mismo decían de que se chupara el dedo. Mi hijo nunca quiso el chupón y solo se chupó el dedo durante una semana. Algunos bebés desarrollarán una dependencia al chupón, pero otros lo dejan por sí solos. Si tienes un recién nacido, no puedes predecir lo que hará o no hará, por lo que no tiene sentido preocuparse por eso ahora. Una vez que llegues a ese punto, puedes decidir cómo manejarlo.

“Cubre a tu bebé o se enfermará”

Escucho esto todo el tiempo mientras camino en un clima de 26 ºC. Algunos padres visten a sus bebés con varias capas de ropa y aparte los cubren con cobijas. Taparlos de mas no evitará que se enfermen. Como nuevas mamás, estamos tan asustadas que nuestros bebés se enfermen que queremos sobreprotegerlos, pero el clima no es el factor determinante. Los niños son propensos a enfermarse, por lo que no es necesario exagerar.

Muchas mamás juzgan y critican a otras por su manera de criar a sus hijos, pero no hay una manera correcta o incorrecta de ser madre y no hay un manual. Eres una mamá primeriza, te equivocarás y tendrás días malos. No te consumas con los consejos de los demás; relájate y sé paciente contigo misma.

Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife

Este video te puede gustar