Conoce todas las zonas erógenas de tu cuerpo

Has sido una mujer toda tu vida; se supone que conozcas tu cuerpo como la palma de tu mano. Sin embargo, muchas veces existen zonas que desconocemos, y que pueden ser un grandioso punto de placer. Conoce las zonas erógenas de tu cuerpo. El conocimiento es poder y en esta ocasión una forma de tener placer ilimitado.

Clítoris

La punta o el glande del clítoris se asoma por la parte superior de la vulva. Es como una campanita que se asoma y al estimularse produce un cosquilleo. La mejor forma de estimularlo es tocándolo suavemente en movimientos circulares en el sentido de las manecillas del reloj, puedes hacerlo tan lento o rápido cómo te guste.

Cuello

El cuello es una zona erógena a la que no prestamos mucha atención. Tanto hombres como mujeres pueden estimular a su pareja con pequeños besos y caricias en esta parte de su cuerpo. De hecho, puedes experimentar con pequeñas mordidas si a tu pareja le gusta. También puedes tocar la parte baja del mentón; esa es una zona erógena que puede producir mucho placer en ambos.

Orejas

La forma correcta de estimularlas es mediante un masaje mientras durante el acto sexual. De hecho, puedes susurrarle a tu pareja al oído, besarlo y darle un pequeño mordisco. Enséñale a tu pareja cómo te gusta que lo haga. Cuando se trata de sexo los detalles son lo que importa.

Busto y pezones

Conocemos perfectamente esta zona erógena, aunque pareciese que los hombres siempre suelen apresurarse de más en estas zonas. De hecho deberían haber pasado por dos o tres zonas erógenas antes de comenzar a estimular el busto. Si no sabes cómo te gusta que te toquen experimenta tú sola antes. Intenta rozar tu busto con tus dedos y usar el frío y calor como estimulantes. Después de que encuentres la forma perfecta puedes compartirla con tu pareja.

Espalda y glúteos

Tu espalda y glúteos pueden ser una zona de lo más erógena. Algunas mujeres prefieren el sexo rudo con nalgadas, a otras les gusta ser besadas y acariciadas. Puedes probar ambas para decidir cuál es la que más te va. Finalmente en la intimidad todo se debe hacer a base de prueba y error. Además, la parte interna de los muslos tiene muchas terminaciones nerviosas, tanto en hombre como en mujeres. La parte interna de los muslos puede estimularse hasta llegar al orgasmo en pocos minutos. Como mujer hay que evitar llegar a su miembro antes de tiempo y como hombre evitar llegar a la vagina. Con besos y caricias puedes hacer que tu pareja obtenga placer en pocos minutos.

Este video te puede gustar