Condicionamiento encubierto: ¿qué es y cómo afecta a tus hijos?

Uno de los aspectos más arduos de ser madre es la crianza. En este sentido, educar a tus hijos no siempre es una tarea fácil y a menudo puedes pensar que estás fallando. No es así, simplemente hay formas más adecuadas para encaminar a tus hijos. Una de ellas es el condicionamiento encubierto. En realidad es menos inofensiva de lo que suena, aunque más efectiva de lo que puedas imaginar.

Condicionamiento encubierto

Se trata de un modelo teórico  que postulaba que la conducta de los niños mediante la imaginación, beneficia su desarrollo tanto cognitivo como social. En este sentido debes estimular su aprendizaje mediante frases, incentivos sensoriales y el juego hacia conductas positivas. Del mismo modo se reprimen de manera suave los impulsos o sentimientos negativos como irresponsansibilidad, flojera y agresividad. Así mismo se le enseña al pequeño el valor de la responsabilidad y el respeto, ambas conductas lo dirigen hacia la autonomía. ¿Fantástico no crees?

Alimenta su curiosidad

Los niños son seres maravillosos con una gran capacidad de cuestionamiento y reflexión. En consecuencia, lo mejor que puedes hacer por ellos es alimentar su curiosidad.  Llévalos a museos, al cine, al parque, a jugar con otros niños o ponles vídeos de experimentos (seguros) en YouTube. Verás que su curiosidad despierta y comenzarán a cuestionarse y a reflexionar acerca de sí mismos y del entorno. Con ello también llegarán las ganas de aprender…

Permite que jueguen con su imaginación

Los pequeños son muy ocurrentes, es decir, tienen una gran capacidad tanto de concentración como de abstracción. En consecuencia, tienden a imaginar y a hacer conjeturas de una forma que no imaginas. Desgraciadamente, esta curiosidad llega a fastidiar a más de una persona. Sin embargo, lo peor que puedes hacer es reprimirla. Como resultado obtendrás a una persona que hace las cosas solo porque se lo piden, y él no las cuestionará.

Cómo influye en su conducta

Hasta este punto te preguntarás cómo influye tanta libertad en su conducta; pues les enseña a ser independientes y responsables. Por lo tanto, no tendrás que lidiar con berrinches o travesuras. En caso de que lo hagan, solo tendrás que hablar con ellos de forma clara  y verás que entienden todo a la perfección.

¿Qué piensas? ¿Lo aplicarías con tus hijos?

Este video te puede gustar