Cómo tener una relación exitosa con un amante del futbol

Es un hecho que todo ser humano quiere tener una relación exitosa. El problema es que somos egoístas y queremos que esta gire en torno a nosotros todo el tiempo. Debo reconocer que soy una persona a la que no le gusta el fútbol, o mejor dicho, no le gustaba. Ojo, eso no quiere decir que lo ame, pero al menos ya lo entiendo más. Antes, me resultaba un tanto absurdo el hecho de que 22 hombres fueran corriendo tras un balón. Aún sigo creyendo que es un poco tonto que un deporte así pueda hacer ganar millones a las personas. La cuestión es que mi visión cambió cuando me enamoré de un futbolero de corazón.

Él & el futbol

Desde el momento en que lo conocí, tuve en claro que él amaba este deporte. Es uno de esos chicos que no tiene problema alguno en llevar una playera de su equipo favorito. Sin duda, los fines de semana son sagrados para el fútbol. Sabe tanto del deporte y de los jugadores, que al principio yo entendía poco de lo que hablaba. Sus primos también son fanáticos y cuando se reúnen es muy interesante verlos y escucharlos.

Cómo tener una relación exitosa

Cuando empezamos a salir, él sólo dedicaba un poco de su tiempo de fin de semana a ver los partidos de su equipo favorito. Me resultaba muy interesante ver la manera en que actuaba con tanta pasión. Luego de eso hacíamos otras actividades. A veces lo acompañaba a ver los partidos en su casa o a casa de sus amigos o primos. En otros momentos nos veíamos cuando él terminaba su hora sagrada de partido. Aunque no lo creas, sí es posible tener una relación exitosa con alguien que vive el fútbol con pasión.

Acompañándolo en todo momento

Luego de un tiempo juntos, sus amigos y él decidieron crear un equipo de fútbol. Jugaban cada fin de semana super temprano. Nadie me obligaba a ir a los partidos con él, pero para mí se volvió un placer acompañarlo a cada juego. Era muy divertido verlos dentro de la cancha. Además, cada vez que anotaba un gol me lo dedicaba a mí. Para él resultaba muy motivante el hecho de que estuviera ahí, pues de todos sus amigos con pareja, el único que llevaba apoyo era él.

Mismo color, mismo amor

Cada día que pasábamos juntos, me enamoraba más y más de él. Así como crecía mi amor por él, crecía mi agrado por su deporte favorito. Lo creas o no, el hecho de que compartiera esos pequeños gustos con él, hicieron que nuestra relación se fortaleciera. Tan así, que decidimos comprar playeras para los dos. Las veces que su equipo favorito vino a la ciudad, era divertido ir a los partidos. Lo mejor era cuando se enfrentaban al equipo favorito de sus amigos. Pasábamos un rato muy ameno dentro y fuera del estadio. También era bueno cuando lo acompañaba o veíamos juntos el partido porque mis ojos se deleitaban con los guapos jugadores. Él se ponía celoso de los famosos, pero aún así sabía que mi amor era sólo para él.

Sueño cumplido

En algún momento no sabía qué regalarle en nuestro aniversario y pensé que sería una buena idea ir al estadio de su equipo. No lo conocía y sabía que eso lo haría muy feliz. Cuando le die la sorpresa, puso una enorme sonrisa que aún recuerdo con mucho cariño. Como puedes ver, sí es posible tener una relación exitosa con alguien que ama el fut. Mientras tú lo ames a él, será un placer compartir pasiones.

Este video te puede gustar