Cómo tener una buena relación con el padre de tus hijos después de la separación

Te guste o no, el padre de tus hijos siempre será eso: su papá. Ese título no se puede quitar o arrebatar, y es independiente de lo que pase en tu relación con él. En mi caso, la relación de pareja no funcionó y todo se volvió un completo desastre cuando nos dimos cuenta de que el problema no era solo para nosotros.

No hay que ser egoístas

He sabido de muchas parejas que, cuando empiezan a tener problemas, piensan individualmente en la mejor solución para sí mismos. No toman en cuenta a la otra parte, o si tienen hijos, se olvidan de que ellos también se verán afectados por la decisión que se tome. Yo tuve una experiencia previa cuando era pequeña, pues mis padres se divorciaron. De acuerdo a la ley, lo recomendable era ver a papá solo una vez a la semana y bla, bla, bla. Sin embargo, mis padres llegaron a un acuerdo diferente, en el que papá pasaba todos los días por nosotros para llevarnos a la escuela. Por la tarde lo veíamos un rato más para pasar tiempo con él. En ese momento no entendía bien por qué sucedía de esa manera, hasta que me tocó vivirlo desde otra perspectiva.

¿Pelear o dejar las cosas por la paz?

Es un hecho que cuando una pareja está a punto de separarse, hay un revoltijo de emociones. Tristeza por saber que las cosas no han funcionado. Decepción porque a pesar de todo lo que se hizo, no fue posible consolidar a la nueva familia. Tal vez enojo o ira, dependiendo de los sentimientos que se tengan por la otra persona. Lo más sencillo es reaccionar de manera negativa y enojarnos porque los hijos ahora nos verán por separado y no estaremos juntos nunca más. Sin embargo, reaccionar de manera vengativa es lo peor que podemos hacer, principalmente porque es un ejemplo que estamos dándole a nuestros pequeños.

Relación con el padre de tus hijos

Debo reconocer que en un principio no fue nada sencillo, pero sabía que lo mejor era mantener la paz. De nada servía que me la pasara peleando con mi ex. Yo no quería que nuestro hijo nos viera así y esos malos recuerdos quedaran en su mente. Para que esta nueva realidad funcionara, las primeras veces tuve que guardar mi distancia, pues mis sentimientos aún se encontraban mezclados. Además, me sentía algo enojada porque las cosas se habían salido de control y todo había terminado.

Todo es posible

Como dije, en un principio es probable que las cosas se tornen un poco feas. Sin embargo, debes poner lo mejor de ti para que sea diferente. Tal vez tus sentimientos te traicionen, y más si ya llevabas mucho tiempo con tu pareja, pero para convivir de la manera más sana necesitas ser cordial. Aunque estés enojada o tengas deseos de reclamar, evita hacerlo frente a tus hijos. Ya habrá algún momento en el que puedas hablar en solitario con el padre de tus hijos.

Este video te puede gustar