Cómo sobrevivir cuando de tu grupo de amigas eres la única con hijos

Ser mamá es grandioso, pues te hace experimentar una faceta que tal vez no imaginabas que podías vivir. Lo complicado a veces resulta ser la convivencia con quienes formaban parte de tu círculo social. Exacto, yo hablo de mis amigas. De todas nosotras la única con hijos soy yo. Me queda claro que con el asunto de la maternidad me di cuenta de quiénes realmente son mis amigas. Algunas de las que se decían mis best se alejaron de mí en cuanto supieron de mi maternidad. Otras, por el contrario, han seguido a mi lado, incluso cuando saben que en muchas ocasiones les cancelaré los compromisos.

Comprenden la situación

Esas verdaderas amigas entienden que no siempre iré con ellas a un bar o a divertirme. Saben que desde el momento en que nació mi bebé, él sería mi prioridad. Lo mejor de estas amigas es que a pesar de mi maternidad siguen considerándome para cualquier evento que planean. A veces, hago lo posible por ir y dejo encargado a mi crío. Si no hay nadie que pueda ayudarme, lo llevo conmigo. Las veces que he salido con ellas y saben que mi hijo saldrá con nosotras, buscan lugares en donde él pueda sentirse cómodo.

Pláticas complejas

Ya sea en el trabajo o en fiestas/reuniones acostumbro hablar con mis amigas. En todos esos momentos tenemos pláticas de diferentes temas. Hay ocasiones en las que el tema son los hijos. La manera en que ellas hablan de los hijos me da la impresión de que les asustan. Solo de pensar en la idea de tener hijos se les eriza la piel. Es un poco complicado entablar estas conversaciones con ellas, pues tienen una postura opuesta a la mía. Yo adoro a mi hijo y es una de las mejores experiencias que tengo en la vida, pero ellas hacen ver la maternidad como lo peor de la vida.

Intereses diferentes

Ser la única con hijos del grupito de amigos a veces resulta complejo, pues los intereses son diferentes. Mientras ellos piensan en despilfarrar el dinero en diversión o lujos propios, yo tengo que ver la manera de mantener una casa. No puedo ir por la vida regando el dinero sabiendo que tengo otras obligaciones.

El amor nos une

A pesar de lo complejo que a veces resulta tener puntos de vista opuestos, el amor nos une a nuestros amigos y a mí. Si nos hemos mantenido en contacto es porque nuestra amistad es verdadera. Además, agradezco que mis amigos quieran de verdad a mi hijo y lo hagan sentir querido. Sé que si en algún momento falto yo, además de mi familia o la de su papá, también podrá tener a mis amigos que sin duda velarán por su bienestar.

Este video te puede gustar