Cómo ser mamá trabajadora y no perder la cabeza, ¡te cuento!

Ahora más que nunca me queda claro que ser mamá trabajadora es una cosa de admirarse. En cuanto me convertí en mamá, me di cuenta de todo lo que se esfuerzan mucho las mujeres que son madres, por sobresalir en su carrera y al mismo tiempo criar a los hijos. ¿Cómo se le hace para no perder la cabeza en el intento? Créeme, es normal que en un principio sientas que las cosas no van bien; sin embargo, poco a poco vas a ir agarrando tus propias mañas para que nada salga de tu control. Te contaré un poco de mis mejores consejos.

Una noche de chicas

Las mamás trabajadoras debemos tener al menos una noche de chicas a la semana o al mes. Ser una mamá no significa que no debas divertirte de vez en cuando. Claro, debes tener grandes amigas para disfrutar de la noche de chicas pues con compañeros de trabajo no existe la misma confianza. Una buena idea es que tus mejores amigas y tú se reúnan al menos una vez al mes para contarse los últimos detalles de su vida. Además, con los hijos, te darás cuenta quiénes realmente son tus amigos, y claro, quienes no.

Debes ser tu prioridad durante un día

Elige un día en que seas tu prioridad, incluso con esos placeres culpables. Un día especial en que saltas tu entrenamiento, ignoras tus dietas y algunas tareas pendientes. Además, ¿qué otro día tendrás para hacerlo? El momento es ahora. Tienes que relajarte, pues trabajar durante las mañanas y ser mamá por las tardes podrías perder la cabeza.

Agenda un tiempo “sólo para mí” todos los días

En serio, aunque sólo sean cinco minutos para ti, los disfrutarás completamente. Ese tiempo será valioso, por ejemplo si quieres ir de compras después del trabajo o te cumplirás algún antojo. El punto es que te relajes y despejes tu mente un momento de todas las responsabilidades.

Ríe mucho

Hay muchas cosas que podrían enojarte, amargarte o sacarte de quicio, pero si miras más las cosas positivas, podrás tener una rutina más relajada. Uno de los secretos que guardan las mamás trabajadoras es no vivir en el drama. No tiene ningún sentido, créeme.

Amor propio

En serio, hay muchas mamás trabajadoras que se odian a sí mismas y no debería ser así. Eres una mujer fuerte por tomar esta grandiosa decisión de criar un hijo y conseguir tu propio dinero. Ten más confianza, respeto y amor hacia ti misma y deja de lado tus defectos. Esos todos los tenemos. Así que ver las cosas positivas de tu personalidad es un incentivo.

Este video te puede gustar