Cómo saber si puedes salvar tu relación amorosa

¿Salvar o no salvar tu relación amorosa? Todas las relaciones pueden llegar a un momento de crisis en el que ya no hay vuelta atrás. ¿Cómo saber si puedes salvar tu relación amorosa? No soy psicóloga, ni siquiera terapeuta. Sin embargo, con lo poco o mucho que he aprendido de mis relaciones pasadas puedo decir que ahora sé cuándo es tiempo de tirar la bandera de la paz y darme por vencida. En cambio, también cuando aún puedes hacer algo por salvar tu relación amorosa.

¿Sabes si tu pareja quiere lo mismo que tú?

El hecho es que pretender salvar tu relación amorosa no es una decisión que puedas tomar unilateralmente. En una relación amorosa hay dos personas y por mucho que duela en algún momento vas a tener que preguntarle a tu pareja qué es lo que quiere hacer. Recuerda que la comunicación en una relación lo es todo. Si ni siquiera puedes poner el tema sobre la mesa, quizá sea la primera señal de que tu relación ya no puede ser salvada.

Intentarlo por años

Por ahí dicen que nos gusta aprender a golpes, y sí, en algunas ocasiones pasa. Si has pasado meses o, peor aún, años intentando con todo que tu relación funcione, la respuesta la has tenido frente a ti más de una vez. Puede que sea una relación de muchos años y, por lo mismo, va a ser muy doloroso dejar. Sin embargo, llegado el momento debemos aceptar que las personas entran y salen de nuestra vida justo en el momento indicado. Retenerlas te hace perder tiempo y mucha energía. Tiempo que podrías usar para sanar y encontrar el verdadero amor.

¿Qué es lo que pierdes al dejar esta relación?

Si quieres saber si puedes salvar tu relación amorosa, hazte esta pregunta. ¿Qué es lo que me está aportando la otra persona que resulta tan doloroso dejarla ir? Te puedes aferrar a alguien por años pensando que él te está aportando algo indispensable. Me pongo como ejemplo. En algún momento, cuando yo me hice esta pregunta, tuve una lista de razones para no dejar morir mi relación. Por ejemplo: era una gran persona, me apoyó todo el tiempo en todos mis proyecto y pensaba que me impulsaba a ser mejor. Sin embargo, al pasar los meses, poco a poco me di cuenta de que si bien es una gran persona y me apoyaba, su apoyo no era el que yo necesitaba. Las razones de un momento a otro se fueron desvaneciendo. Así que pregúntate sinceramente, ¿qué te aporta esta persona?

¿Sigues siendo tú misma?

La parte más importante de una relación sana es que ambos individuos se vean como tal. Es un error muy común querer volverse una sola persona cuando estás en una relación amorosa. Sin embargo, en una relación ya muy dañada por los años, ambos sujetos suelen no tener vida propia. No existe este aire sano entre ambos que les permite ser un ser libre e individual, que puede hacer cosas como una persona normal. La asfixia acaba con todo amor verdadero y puede llegar el momento cuando al verte en el espejo ya ni siquiera te reconoces.

Medita muy bien qué es lo que quieres y si puedes salvar tu relación amorosa. Si es así, habla con tu pareja e inténtenlo. Finalmente, no veas como una gran derrota que el amor se haya esfumado. De hecho, el amor siempre se va transformando y si eres una mujer lo suficientemente sabia, sabrás reconocer que puedes soltar a aquella persona que un día te hizo sentir en las nubes.

Este video te puede gustar