Cómo recuperar la intimidad en tu matrimonio

Matrimonio sin sexo es una realidad para muchas parejas. Algunas veces nos preguntamos si es posible tener una relación íntima sin sexo y la respuesta es… ¡claro que sí! Pero, ¿eso es lo que realmente quieres? Mmmhhh probablemente no. Existe un porcentaje significativo de parejas casadas que no tienen relaciones sexuales por una amplia gama de razones: emocionales, psicológicas, físicas, religiosas u otras. Un matrimonio sin sexo carece de intimidad, aunque esto no significa que falte el amor. Es cierto que el sexo une más a la pareja, así que no te preocupes si tienes un matrimonio sin intimidad estas son algunas ideas para arreglarlo.

 

Habla de ello

Si llevas un largo tiempo sin tener intimidad con tu pareja es probable que exista mucho detrás. Por ejemplo, resentimiento o las cosas cambiaron desde que se casaron. El sueño se truncó en algún momento de su vida. En los primeros años todo era maravilloso. Y de repente, esos enamorados que hacían el amor hasta en las escaleras, terminaron hablando del precio del pan y del vómito de sus hijos. Deja atrás el resentimiento y antes de hablar con tu pareja analízate. Recuerda que para empezar vas a tener que cambiar de actitud también tú. El problema es de dos. 

Renueva el lazo

Con el tiempo, muchas parejas dejan de contarse lo que pasó en su día. Dejan de hacerse chistes, caricias y cariños. Un: “Hey, ¿cómo te fue hoy?”. O: “¡Te ves cansado!, ¿te doy un minimasaje?”hacen la diferencia. Comunicación es el primer paso para reiniciar la intimidad entre ustedes. ¿Recuerdas cuando se enviaban mensajes todo el día? Es algo similar.

 

De vuelta a lo físico

 

Te aseguro que hace un tiempo que no se dan un beso largo en la boca. Comienza a cambiar eso sin ser agresiva. Un beso en la mejilla y un abrazo largo, poco a poco pueden convertir en un apasionado beso en la boca. Asegúrate de hacer estos pequeños gestos de cariño sin ninguna expectativa. Probablemente si él no está ocupado o apurado para llegar al trabajo, se anime a darte un cariño más largo. Mantente positiva y sé amigable. Si ves que él se siente incómodo, sonríele hasta que pase el momento. Roma no se construyó en un día, tranquila.

Mucho  contacto visual y sonrisas

Sé positiva dentro de casa. Cuando él esté ahí, sonríele y hazle saber que estás feliz. Un hogar con una mujer realizada siempre es mucho más agradable y llevadero. Los hombres responden cuando les pones atención. Escucha lo que dice, interésate por sus cosas y hazle saber que lo apoyas.

 

Deja a un lado el bendito celular

Recupera la atención de tu pareja y bríndale la tuya. Cuando estás con el celular en la mano es posible enviar mensajes de texto a otra persona cuando necesitas concentrarte en quién está frente a ti. Muéstrale bondad con pequeños detalles. Por ejemplo: prepárale su café en la mañana tal como le gusta. ¡Si la máquina de café lo hace, tráele el café a dónde está! Los detalles importan.

 

Cambios chicos hacen cambios grandes

Piensa que tu matrimonio es como una semilla que tiene que ser plantada y fertilizada para que pueda crecer. Cuando ya no hay sexo en un matrimonio hay que comenzar de cero a ganar esa intimidad que antes tenían. De nada sirve que te compres la lencería más provocativa del mundo si no existe una conexión humana con tu marido.

Adelante no te des por vencida, cambia la energía dentro de tu matrimonio y verás cómo mejorará radicalmente.

Este video te puede gustar