Cómo quitarle el pecho a tu hijo sin morir en el intento

Si ya has llegado al momento en el que estás lista para dejar de amamantar porque ya ha pasado un año o más, ya estás dando suplemento o cualquier combinación de lo anterior ¡Felicidades! Recuperar tus senos claro que es motivo de celebración. Quitarle el pecho a tu hijo es un proceso gradual.

Algunos factores que debes tener en cuenta es la edad de tu hijo, la frecuencia con la que lo amamantas, si ya puede comer alimentos sólidos y la situación familiar en casa. PEro no te preocupes con ayuda de tu médico y algunos consejos de expertas, la transición puede ser de lo más suave.

Cuándo comenzar el destete

Es algo individual, no existe un momento adecuado para quitarle la teta al pequeño. Algunas mamás deciden amamantar hasta la infancia, lo cual es aceptable y una decisión individual. Algunos niños piden dejar de tomar teta, pero si tu vas a ser la precursora del destete, no te sientas culpable. La lactancia durante un cierto periodo de tiempo es un gran logro y pasar al siguiente capítulo de la historia es necesario. Quitarle el pecho a tu hijo será un proceso.

Es buena idea pasar al siguiente cápitulo cuando

  • Tu bebé tiene al menos 12 meses de edad (es decir, oficialmente un niño pequeño)
  • Además cuenta con una dieta saludable de verduras, proteínas, granos y leche entera de vaca o una leche alternativa que probablemente puede reemplazar los nutrientes que estaba obteniendo de la lactancia.
  • Pero siempre es una buena idea consultar con tu pediatra antes del destete, en caso de que haya problemas nutricionales que valga la pena discutir.

Cuando no es lo ideal

Algunas veces la transición de un niño pequeño se vuelve complicada. Especialmente cuando la vida en el hogar no es estable. Mientras tu hijo se sienta feliz y tranquilo, y pueda mantener una rutina en casa que lo haga sentirse conectado con mamá y familia todo estará perfectamente bien.

Cómo amamantar sin morir en el intento

Cómo hablar con su niño sobre el destete

Una de las formas más sencillas de hablar sobre destete con el pequeño, es hablarle sobre las cosas de “niño grande”. Darle la distinción entre los bebés y los niños grandes. Por ejemplo hablar de como un niño grande ya puede comer albóndigas con spaghetti y correr en el patio. Cosa que un bebé no puede hacer. Explica que el destete es una parte emocionante de su crecimiento. Es algo a lo que se debe renunciar, para tener experiencias nuevas y divertidas.

Amamantar ¿afecta tus senos?

Consejos para el destete de niños pequeños

Acorta la duración de las comidas. Este es un buen primer paso en el proceso de destete, particularmente para aquellos niños a los que les gusta quedarse en el pecho. Comienza quitando minutos gradualmente esto hará que la lactancia sea menos satisfactoria.

Emplea técnicas de distracción. Los mismos trucos que funcionan cuando tu niño está a punto de hacer un berrinche también pueden retrasar la alimentación. Cuando tu hijo comience a alcanzarte el seno, intenta decirle: “Sí, podemos amamantar, pero primero vamos a tomar este refrigerio”. Puede terminar olvidando que quería la teta.

Explica por qué estás destetando. Explicale a tu peque porque es hora de parar la lactancia. Ser abierta y honesta sobre como te sientes y tu necesidades. Esto le enseñará a tu peque el inicio de establecer límites.

Puedes explicarle a tu chiqui que tu cuerpo dejará de producir leche, pero esto no quiere decir que su unión vaya a desaparecer.

No te ofrezcas pero tampoco te niegues. Esta es la forma más sencilla para destetar a algunos niños. Solo cuando el lo pida, dale teta. Si no te la pide no le ofrezcas. Evita por ejemplo sentarte donde sueles amamantarlo, de esta forma tu peque ni se dará cuenta que ya no es amamantado.

Es normal que tu hijo recaiga en tu seno cuando ha tenido un día estresante. Ya que necesita esta conexión contigo. Si es el caso pídele a papá que te ayude, el lo puede reconfortar. Así no tendrá la tentación de recurrir a tus senos.

Finalmente cuida tus mamas, recuerda que los masajes pueden evitar los conductos obstruidos. Quitarle el pecho a tu hijo, puede llevar semanas o meses. Cada niño es diferente, pero no olvides reemplazar tus senos con mucho cariño adicional, abrazos y afecto. Se paciente, recuerda que al final es cuestión de tiempo para que tu niño se de cuenta por si solito que ya está grande para estar en los senos de su mamá.

Este video te puede gustar