Cómo llevarme bien con el hijo de mi pareja

Si ya de por sí una relación es complicada, el factor “mi pareja tiene hijos” puede complicarla aún más. Al principio, cuando todo es amor, que tu pareja tenga un hijo no importa. Sin embargo, con el paso del tiempo te darás cuenta de que el tiempo de él no es solo para ti, tiene que compartirlo también con el niño. Quizá en algunas parejas eso pueda ser motivo de separación y no es culpa del o los pequeños. En mi caso, la relación fue fructífera y el conocer al hijo de mi pareja se dio unos seis meses después de comenzar a salir. A continuación te contaré mis secretos para llevarme bien con el hijo de mi pareja. La verdad es que todos los niños son diferentes, algunos se adaptan más al hecho de que sus padres estén separados y a otros les cuesta más trabajo.

Los regalos

Sé que parecerá un poco chantajista, pero los regalos son un buen comienzo, a mí me funcionó. Pregúntale a tu pareja qué le gusta a su hijo, indaga lo más que puedas pero que no parezca interrogatorio policiaco. No es necesario que gastes una millonada, con un simple detalle basta. El secreto es que cada una de las cosas que tú hagas, crezca la confianza de él hacia ti.

Muestra interés en lo que le gusta

Lo primero que hice fue preguntarle qué le gustaba, más allá de lo material, para entablar una conversación. En ocasiones lo que te diga no tendrá sentido para ti porque no sabrás de lo que habla. El pequeño me preguntó qué tipo de videojuegos jugaba cuando era niña, la verdad es que ninguno. Al darme cuenta de que los videojuegos no eran lo mío, decidí cambiar la estrategia. En lugar de investigar sobre el tema, lo mejor fue cuestionarlo y aprender de él. Al mostrarme interesada en sus cosas, el adquirió mas confianza para platicar conmigo. Luego me enteré de que el fútbol le agradaba y como a mí también, encontramos un tema en común.

Ayúdalo con su tareas

De vez en cuando ofrece tu ayuda en sus tareas de la escuela. Si le dejan hacer una maqueta de un volcán busca en internet un tutorial. Cuando llegue el momento de hacerla parecerás una experta. Guíalo sobre cómo pintar o decorar la maqueta. Es importante que siempre lo animes a que puede hacer las tareas o actividades sin ayuda. Otra opción es que cuando le soliciten algún material en el colegio tú puedas conseguirlo.

Cocinen juntos

A los niños les encanta el azúcar, por ende, cocinar  postres juntos puede ser una actividad que genere confianza. No te preocupes si no sabes cocinar, ve al supermercado y adquiere uno de los pasteles de caja a los que solo tienes que agregar líquidos. La actividad es lo importante. Cuando el postre esté listo, decórenlo y, por supuesto, presúmele a tu pareja que juntos lo hicieron. Te aseguro que sumarás puntos en ambos bandos. Debes tener claro que no será fácil compaginar los tiempos; sin embargo, te aseguro que será una experiencia que te ayudará a crecer como ser humano.

¿Cuál es tu secreto para llevarte bien con el hijo de tu pareja?

Este video te puede gustar