Cómo identificar cuando tienes una amiga pasiva-agresiva

A todas nos gustaría que todas nuestras amistades fueran saludables. Sin embargo en algunas ocasiones estas distan mucho de ser sanas y rayan en lo tóxico. Como esa amiga pasiva-agresiva a la que nos cuesta dejar aparte. Cortar con tu amiga siempre va a ser doloroso, pero aunque es complicado hacerle frente a este problema es cierto que deberíamos replantearnos el escenario.

¿Qué hacer con mi amiga pasiva-agresiva?

Convivir con una persona pasivo-agresiva es tener que soportar, casia a diario, comportamientos donde se nota la inseguridad, ambivalencia y el resentimiento. En ocasiones esto puede ser muy sutil. No obstante tener una amiga con este problema es como vivir con una pareja llena de conflictos, alguien que te desmoraliza no es precisamente lo que esperamos de una amistad cercana.  Es una forma de personalidad, que aparece como los trastornos obsesivos compulsivos.

El comportamiento de una amiga pasiva-agresiva

El actuar de estas personas es errático y hay muchas cosas que los puede delatar. Por ejemplo son de estas personas que tardan mucho en reaccionar. Es la amiga que se olvida completamente que le habías pedido que todas fueran de rosa a la despedida de soltera y llegó con morado. Además son personas que se enfadan muy rápidamente por cualquier tontería y utilizan el silencio como un castigo para las personas a su alrededor. El trato con estas personas suele ser dañino, en ocasiones hacen uso de su aparente superioridad moral para juzgar y criticarnos. Pero al poco rato de muestran sumisos y dependientes.

Un amigo que quiere estar pero con el que no puedes compartir nada

Es decir que estas personas tienen la necesidad de controlarnos y supervisar lo que pasa en nuestra vida. Pero al mismo tiempo esperan que no opines sobre su vida y te alejes. Es muy frecuente que estas personas tengan un sube y baja en sus emociones. Ellas siempre van a ver lo malo en toda situación, lo que hace imposible que podamos compartirles de nuestra vida diaria. Son víctimas expertas.

¿Qué hacer con estas amistades?

Primero que nada tienes que aceptar que no es algo normal. Debemos dejar de normalizar su conducta, porque es algo tóxico hacia nuestra persona. No le sigas nunca el juego, si esta persona se enoja contigo por cualquier tontería no dejes que su ley del hielo te afecte. Lo último que debes hacer es reforzar estas conductas y dejar que te afecten. El temor más vivido de estas personas es ser ignorado y perderte así que no dejes que te chantajee. Si el comportamiento no cambia, dale distancia a tu amistad. Dejale claro que no vas a seguir soportando estos comportamientos.

Estas personas suelen necesitar tratamiento psicológico para atacar su personalidad autodestructiva. Finalmente ser pasiva-agresiva solo es una prueba de lo mal que está internamente la persona.

Este video te puede gustar