Cómo hacerle frente a los terrores nocturnos siendo un adulto

Terrores nocturnos, ese mal que muchos niños tienen al irse a dormir. Es la razón de que la luz de la habitación nunca se apaga de que los niños amanezcan en la cama de los papás. Los terrores nocturnos no solo son un mal infantil, también algunos adultos los tienen y de una forma más vivida.

En la vida adulta también existe el terror

Que no se hable tanto al respecto no quiere decir que no existan. No estoy hablando de una pesadilla recurrente después de una cena excesiva. De hecho, me refiero a una situación constante en la que no puedes dormir tranquilamente si la luz se encuentra apagada. Por más de un año viví terrores nocturnos y en esa época de mi vida recuerdo todos los comentarios sobre lo mal que me veía en las mañanas, la sensación de cansancio y hastío al caer la tarde.

¿Cómo sobrevivir a los terrores nocturnos?

Después de la terapia psicológica, el paso por las pastillas de clonazepam y un par de somníferos las cosas solo iban de mal en peor. Despertaba todas las noches a la misma hora teniendo pesadillas peores que cualquier película de terror actual, sin poder gritar o moverme. La solución para conciliar el sueño después de ello era prender la luz, tomar agua y escuchar música relajante hasta quedar de nuevo dormida. Pasaron como siete meses antes de que pudiera encontrar una verdadera solución a mi problema. Harta de lo poco que funcionaban los medicamentos y de la odiosa terapia, me di a la tarea de encontrar a mi modo la perfecta solución.

Si tienes miedo no huyas, enfréntalo

Así que comencé a indagar en mi mente lo que me tenía intranquila. Comencé a anotar en una libretita lo que me enojaba, me entristecía y lo que yo creía que me tenía despierta en la noche. Después de semanas de anotaciones y de encontrar poco a poco la razón de los terrores nocturnos decidí comenzar una nueva lista. La lista de las soluciones. Entendí que mi mente quería que me diera cuenta de lo mal que estaba en ciertos aspectos de mi persona. La forma en la que estaba llevando mi vida en ese momento no me hacía feliz y eso se reflejaba en mis peores terrores nocturnos…

Y sí, que se te suba el muerto es lo peor, pero…

Muchos estudios afirman que este fenómeno se da por la falta de aire. Al parecer no estás respirando del todo bien. Mi propia teoría es que iba tan estresada a la cama, que no respiraba bien. Como ya sabes, nuestro cuerpo respira de forma irregular cuando estamos estresados. Así que muy probablemente en el proceso de sueño, mientras mi cuerpo intentaba relajarse tenía estos lapsus sin respiración que derivaban en los terrores nocturnos más terribles. Así que retomé el ejercicio. Por las tardes iba al gimnasio lo que me dejaba exhausta y me daba un poco de endorfinas.

Limpia tu espacio, pero sobre todo tu mente

Otra cosa que me sirvió mucho para eliminar los terrores nocturnos de una vez por todas de mi vida fue hacer una limpieza general. Creo que llega un punto en la vida de todos en que tenemos que hacer una depuración. En especial si lo que te rodea no te está dando la tranquilidad que necesitas. Tiré muchas cosas viejas y moví los muebles. Pinte las paredes no solo de mi cuarto, sino de toda la casa, buscando una renovación. 

No puedo decirte que los terrores nocturnos acabaron cuando moví los los muebles, hice ejercicio y quemé la libreta de mis problemas, no. Fue un proceso paulatino que tomó alrededor de seis meses. Todavía en ocasiones tengo terrores nocturnos. Sin embargo, estos no se comparan en lo más mínimo con los que solía tener.

Este video te puede gustar