Cómo hacer que tu vida mejore en todos los sentidos

Todos buscamos tener una vida perfecta, o al menos, con la que nos sintamos cómodos. El problema es que pocos saben que para que la vida sea mejor, sólo depende de nosotros. Si tú quieres que tu vida mejore, te daré algunos consejos con los que puedes lograr que sea posible.

Deja tu pasado en el pasado

Todas tenemos un pasado, pero hay ciertas cosas que seguimos arrastrando por los siglos de los siglos. Puede ser la pérdida de alguien (una muerte), un ex con el que jamás desearías haber terminado. Sea lo que sea, déjalo ir. Perdónate, perdona lo que pasó y continúa. Si no lo haces, a la larga te hace daño y no quieres eso para tu salud, ¿verdad?

El tiempo lo cura todo

En un principio parece que nada va bien y sientes que el mundo se te viene encima. Piensas que jamás saldrás adelante, y que ese dolor que sientes nunca va a terminar. Sin embargo, el tiempo sí te ayuda a que todo sea diferente. Puede ser muy rápido, o poco a poco, pero pasará.

No compares tu progreso, ¡nunca!

En mi manual, tengo en claro que jamás debo comparar mi desempeño con el de nadie más. Cada una de nosotras es única y eso nos hace especiales. Puede ser que mi desempeño vaya más lento que el de gente cercana a mí, pero eso no significa que yo sea una perdedora o una tonta. Más bien, yo voy a otro ritmo y eso no tiene nada de malo.

Deja de pensar tanto todo

La mayor parte del tiempo nos la pasamos pensando en si haremos algo o no. Pensamos en qué pasará si lo hacemos de una manera o de otra. El problema es que de tanto pensar, a veces ya no llevamos a cabo nada por pensar de más.

Sí existen las personas tóxicas, ¡aléjate!

Hay veces en que las señales son muy claras y otras no tanto. Sin embargo, lo mejor será que cuando notes que estás cerca de alguien tóxico, te alejes lo más pronto posible. Esas personas se encargan de robar tu energía y eso no es nada bueno para ti.

Tu felicidad es sólo responsabilidad tuya

Recuerdo que antes, siempre ponía mi felicidad en manos de otros. Siempre los culpaba de cómo me sentía. Si estaba feliz, si estaba triste o enojada. Siempre culpaba a los demás. El problema era que no entendía que lo que sentía o cómo me sentía, era culpa sólo mía. Conforme ha pasado el tiempo, lo he ido aprendiendo y ahora sé que mi enojo, tristeza o felicidad sólo es mía y nada más.

El amor propio evitará que otros te rompan

Una vez que eres tan fuerte en tu interior, dejas de preocuparte por lo que otros digan de ti. Sólo te enfocas en sentirte bien contigo y hacer las cosas que te hacen feliz.

Este video te puede gustar