Cómo enfrentar la pérdida de un bebé paso a paso

Perder a un ser querido siempre es algo para lo que nunca estaremos preparadas… Y perder a un bebé puede que sea aún más difícil de enfrentar.  Lo primero que debes saber es que no estás sola y aunque parezca que es el fin del mundo, no lo es. Duele, pero la vida sigue y hay muchas mujeres y parejas que pasaron por eso y lo superaron. Aquí te decimos cómo enfrentar la pérdida de un bebé paso a paso.

Primero lo primero

 

La clave para afrontarlo es aceptarlo y lidiar con ello. Para esto, hay tres pasos a seguir: expresar el dolor, mantener la motivación y buscar ayuda profesional. Nunca estaremos en la capacidad de soportar un golpe tan fuerte. De acuerdo a la fortaleza y la estabilidad emocional de cada uno, el proceso puede llevar más o menos tiempo. Lo importante es que lo vivas, saques todo y no te juzgues por el tiempo que te tome.

Expresa todo el dolor

A veces nos sentimos tan mal que preferimos guardarnos las cosas, esto es un error. Por más trabajo que te cueste expresarte o pedir ayuda, expresar el dolor que sentimos es el primer paso para sacarlo. Es un simple proceso psicológico: entre más hables de él, más “normal” empieza a sentirse, hasta que lo afrontas y llega un punto en el que aceptas lo sucedido… hasta que deja de doler o duele menos.

Mantén la motivación

¡La vida sigue y sólo hay una! Así que aunque no tengas ganas, sigue haciendo tus cosas, busca hobbies y júntate con tus seres queridos. Y no te preocupes por “el que dirán”, la gente que te quiere entenderá. Ahora, este proceso es tan duro, que incluso puede afectar a la relación de pareja. Así que lo primero que tienen que entender es que no es culpa de nadie y, sobre todo, que cada quién tiene un proceso diferente. Apóyense entre ustedes, hablen de sus sentimientos y dense el tiempo y espacio que cada uno necesite.

Ayuda profesional

Este tipo de situaciones nos sobrepasa, son emociones muy desgastantes. Así que por más que nuestros seres queridos estén con nosotros, siempre será mejor complementarlo con la ayuda de algún profesional. Son personas que están capacitadas para ello y además, te sentirás más libre de hablar sobre cómo te sientes, sin pensar en el qué dirán.  Así que ánimo, ¡no estás sola!


Este video te puede gustar