Cómo dejar de depender emocionalmente de un hombre

Depender emocionalmente de una pareja, un familiar, incluso de una amiga, deriva en una relación tóxica, casi siempre. La única que saldrá lastimada serás tú. No es correcto que tu bienestar, seguridad y felicidad dependa de otra persona, eso solo depende de ti. A continuación te diré cómo puedes salir victoriosa de este tipo de relación, aunque no es fácil, pero es lo mejor para tu salud emocional.

Acepta la dependencia

El primer paso es aceptar que esta situación existe. Es decir, que eres dependiente emocionalmente de otra persona. ¿Cómo puedes saberlo? Pregúntate: ¿mi felicidad depende de otra persona? ¿Sufro si no está? ¿Siento culpa al negarle algo? ¿Antepongo mis deseos a los suyos? ¿Siempre le doy la razón para no pelear? Si tus respuestas fueron positivas, eres dependiente de ella.

Aprende a decir “no”

Cuando no estés de acuerdo con tu pareja exprésalo, no te quedes callada para evitar algún problema. Tu opinión también cuenta y juntos puede llegar a un acuerdo. Al decir “no”, podrás recuperar tu confianza en ti misma. Esto también puedes aplicarlo en tu trabajo o en cualquier área de tu vida.

Adiós al miedo

La frase: “Es mejor sola que mal acompañada”, debe estar presente siempre en tu vida. No tengas miedo a estar sola, al contrario, disfruta las ventajas que la soltería te otorga. Cuando el amor llegue estarás preparada. Quizá sientas incertidumbre de qué pasará, pero salir de esa zona de confort no te hará daño, al contrario, descubrirás tus fortalezas.

Refuerza tu autoestima

Retoma las actividades que te encantaban y que te hacían muy feliz. Decide qué es lo que quieres hacer. Comienza con actividades que puedes realizar en solitario, por ti misma, como ir nadar, andar en bicicleta, pasear, leer en un café. Luego, puedes integrar a otras personas en estas actividades, como salir con tus amigas a bailar, al cine con tu hermana o visitar a tus papás.

Este video te puede gustar