Cómo decidir si es tiempo de terminar una relación amorosa

Las mujeres nos aferramos a las relaciones amorosas hasta las últimas consecuencias. Al menos hablo por experiencia, pues no he conocido a una sola mujer dentro de mi círculo capaz de ser tajante con la decisión de terminar una relación amorosa. ¿Por qué lo hacemos? ¿Estás segura de que “todo va a mejorar”? He aquí la experiencia.

La esperanza muere al último

Podría compilar en un libro historias de chicas que viven en el ojo del huracán y esperan que “todo mejore”. En realidad terminar una relación amorosa no es nada sencillo. Nos tocamos mucho el corazón para no lastimar a ese chico que se ha entregado muchas veces. Sin embargo, nada en esta vida es para siempre, por lo que debemos aprender a soltar. A veces, dejar ir a una persona es más benéfico a esperar que por arte de magia los problemas se solucionen.

¿De dónde partimos?

Son pocas las relaciones en que a mí me han terminado. Y debo decir que no soy una experta en tronar con un chico. Lo cierto es que a la mala aprendí que si la relación ya no te nace, es tiempo de dejar partir al otro. Para mí, la señal de alerta se activó dos años antes de que mi relación terminara. Sí, dos largos años o quizás un poco más. Estuve aferrada a una relación que iba muriendo poco a poco. Lo sabemos, nos lo dice nuestra intuición pero no hacemos caso. La respuesta es muy sencilla, si ya has pensado muchas veces si es hora de cortarlo, es hora. Ante la duda, ya no hay duda. Es una realidad, pensarlo es el primer paso para que reflexiones qué es lo que pasa y por qué quieres cortar.

Pasar del pensamiento a la acción

En este punto hay que ser muy inteligentes. No falta el chico que se las huele y comienza a hacer bien todo lo que hacía mal con tal de que no te vayas. Sin embargo, debes ver hasta dónde lleva estas convicciones, pues si lo hace solo para retenerte, el antiguo él volverá apenas se instalen en la zona de confort. Si tienes una lista de razones por las que no quieres estar con él, es momento de avanzar. Piensa que si ya has intentado varias veces que las cosas funcionen, es casi imposible que  lograrlo en el último minuto.

Cortarlo

No digo que no te va a doler. Dejar ir a una persona que has querido o amado siempre duele. Sin embargo, piensa que le haces más daño al retenerlo si ya no sientes nada por él. No tiene nada de malo finalizar una relación. A veces es necesario para crecer. Piensa que esta no es la única ni la última relación que vas a tener. Siempre hay un roto para un descosido, confía en ti misma. Estar con alguien que ya no te hace clic no te beneficia, solo te atora. A muchas chicas les cuesta trabajo imaginarse solas, pero es una realidad que vivimos desde que nacemos. Venimos solos a este mundo, así que no te sientas culpable, ni sola.

Con delicadeza

Mientras te tengas a ti misma nada puede ocurrirte. El camino y tu forma de crecer será lo que dicte si encuentras o no a una persona en tu camino. Terminar una relación amorosa es cerrar una puerta y dejar abierta una nueva. Así que con habla con él con la verdad y mucho amor. Toda relación en esta vida se acaba, comenzando con las amistosas y parentales. No te sientas atada, es tu derecho ejercer la libertad y escoger a las personas que se encuentran en tu camino.

Este video te puede gustar