Cómo conectar con tu “yo interior”

Estos días han sido bastante complicados para todos. Las altas y bajas cada vez son más frecuentes y hay momentos en los que ya no sabemos cómo lidiar con todo lo que sentimos o pensamos. Estoy casi segura que no soy la única que ha buscado por aquí y por allá nuevas actividades o distracciones para poder lidiar con el confinamiento. Entre tantas cosas he aprendido a conectar con mi ser interior. He notado varios resultados satisfactorios y quiero compartirlo contigo, tal vez te ayude a sentir mejoría entre tanta duda y miedo.

Hablar sobre lo que sientes

Lo principal es saber escuchar a tu “yo interior”. Cuando escondemos o reprimimos lo que sentimos, termina manifestándose por medio de enfermedades. Parece una locura, pero es la verdad. Sé que no se trata de ir y contarle a todo mundo lo que te sucede; pero al menos debes tener a alguien de confianza a quien puedas compartirle tu sentir. Si son cosas muy personales y no quieres compartirlas con nadie más, háblalo contigo misma. Incluso el que lo digas en voz alta ayudará a que lo veas desde otro ángulo.

Aprende a tomar decisiones

Es normal que todas tengamos dudas, pero si dejamos que las dudas nos invadan, terminaremos viviendo con ansiedad o angustia. Para conectar con mi ser interior tuve que aprender a tomar decisiones. Ya sea sobre qué quiero comer, sobre si de verdad quiero hablar con mis amigas o no por videollamada. También sobre si quiero seguir en mi trabajo o si me siento infeliz y necesito algo más. A veces nos cuesta trabajo decidir porque tenemos miedo a renunciar a algo, pero si no lo hacemos, no dejaremos que llegue algo mejor a nuestra vida. Lo peor es que todo eso termina manifestándose con problemas de gastritis o colitis.

Confía y acéptate

Confiar puede ser complicado luego de vivir traiciones. Sin embargo, a veces es necesario porque sino no creamos relaciones estables o profundas. La desconfianza es tu peor enemigo y eso indicaría que ni en ti confías. También es importante que aprendas a aceptarte, pues una vez que lo haces confías en ti y en los demás. Si no te aceptas, comenzarás a ser celosa o envidiosa, competitiva o destructiva.

Nadie dijo que la vida es sencilla, pero lo importante es siempre tener buena actitud. La risa y el buen humor hacen que tu salud mejore, así como se alarga tu vida. Tu alegría puede contagiar a otros y hacer sus vidas más amenas. Yo pude conectar con mi ser interior ¿y tú?

Este video te puede gustar