Cómo acabar una amistad que ya no te aporta nada

Hay amistades de muchos tipos. Las de la infancia, las de la escuela, las que solo son para la fiesta y las que, aunque no nos guste, no son convenientes. La realidad es que muchas veces hay amistades que por una u otra razón, tenemos que terminar. Esas amistades que sabes que ya no te aportan nada y, al contrario, solo traen problemas. Si tienes alguna de ellas y no has podido terminar ese ciclo, aquí te decimos cómo acabar una amistad.

Confía en tu instinto

Mucha veces sentimos que esa relación de amistad ya no nos aporta nada, pero no estamos seguras de por qué. Aquí lo que debes hacer es hablar directamente con ella y plantearle lo que sientes. Ahora, según su reacción, sabrás si tenías razón o no. Si tu amiga reacciona con hostilidad, lo más seguro es que tengas razón y es mejor que termines con la amistad. Siempre pon en primer lugar tus necesidades y lo que sientes.

Nada de culpas

Si ya lo has pensado por un buen rato y te diste cuenta de que no tienen nada en común o de que simplemente ya no disfrutan el tiempo juntas, ¡ni modo! Hay que asumirlo y simplemente ponerle fin pero sin culpar a nadie. Las cosas son como son y culpar no sirve de nada, más que para crear resentimiento. Así que mejor hablar sinceramente y decir: “Valoro lo que tuvimos pero ya se acabó”:

Si te traicionó

Si hubo una traición de por medio, lo más seguro es que el rompimiento se dé por sí solo. A menos que la otra persona no tenga idea de que tú sabes de su traición. Entonces lo más indicado es que la cites en algún lugar y hables con ella explicándole perfectamente por qué ya no quieres ser su amiga y escuchando lo que tenga que decir. Puede que haya habido un malentendido o confirmes que, en efecto, no te conviene su amistad y tu decisión no cambie. Así podrás ponerle punto final y seguir adelante. Lo mejor siempre será hablar sobre cómo te sientes.

Este video te puede gustar