Clase de twerking, la mejor para subir la autoestima

La frase: “quiérete a ti misma antes que a los demás”, es muy cierta. Nadie más que uno debe ser el soporte de para una excelente autoestima. Tal vez dirás que tú tienes mucha seguridad en ti misma, y así sea, pero ponte a pensar: quizá algo te hace sentir incómoda. Hasta las mujeres consideradas como muy bellas tiene algo que les molesta, no somos perfectas. A ti ¿qué es lo que te ayudaría fortalecer tu autoestima? Analiza y piénsalo con mucha atención. En mi caso fue tomar clases de twerking. ¿Sabes qué es? ¿N0? Se trata de un baile en el que lo primordial son los movimientos de cadera y al hacerlos las pompis también se mueven de una forma sexy.

Despierta tu sensualidad

La base de esta danza es la sensualidad. Cuando llegué por primera vez al salón de clase quedé impactada por las mujeres hermosas que había en la clase. Ante ello, creo que cualquiera se sentiría cohibida. No me refiero a chicas con ojos azules y rubias, sino chicas muy latinas, de piel apiñonada con cabello oscuro. No podía creer que estuviera en esa clase, ya no había tiempo de arrepentirse. Todas comenzaron a quitarse sus pants y a quedar en short, el típico del twerking. A algunas no les importaba tener piel de naranja, se movían al ritmo de la música. La maestra me comentó que tenía cadera, que las moviera. La verdad es que todas las chicas somos sensuales, simplemente hay que creerlo.

Tonifica tu cuerpo

La mayoría de las personas consideran que tomar clases de twerking es solo mover el trasero y que cualquiera puede hacerlo. Los reto a que un día tomen una sesión para que comprueben que no es así. A las dos semanas de comenzar las clases, noté que las tres series de abdominales, cada una de 18 contracciones, se me facilitaron. Quedé sorprendida de que en poco tiempo pude fortalecer mis músculos del estómago. Además, claro que esto te ayuda a aumentar tu autoestima y a seguir impulsándote para quemar todas esa grasita que tienes acumulada. La primera media hora de la clase a la que asistía era de ejercicios de fortalecimiento, pues no solo se trata de moverte. En la segunda parte se armaba una coreografía.

Eleva tu confianza

Las clases pasaban y cada vez fui adquiriendo más confianza en mí misma. Ver que podía ser sexy sin tener unos pechos grandes me reconfortó mucho. Además, mi seguridad creció cuando vi que mi cuerpo se iba fortaleciendo, y que mi cintura y abdomen se reducían. Estoy feliz de haberme inscrito a esa clase. Te invito a que si tienes oportunidad de asistir a una sesión de twerking, lo hagas, no te vas a arrepentir. Encuentra tu sensualidad, porque la tienes.

¿Qué es lo que te sube la autoestima?

Este video te puede gustar