Checar o no checar el celular de tu novio

Puff… el eterno dilema: checar o no checar el celular de tu novio. Bueno, por ahí dicen que quien busca, encuentra. Checar el celular de tu novio te puede hacer ver como una celosa sin remedio. Sin embargo, en ocasiones, cuando ya no sabes qué hacer con tantas dudas recurres a medidas desesperadas. En consecuencia, buscar la oportunidad de echarle un vistazo al cel. Aprovechas cuando él se baña o cuando deja el celular lejos de su alcance. Debo decirte que no es sano que te metas en la privacidad de tu pareja. No obstante, de acuerdo a mi experiencia, hay varias cosas que considerar antes de siquiera pensar en tomarlo.

¿Para qué vas a “stalkearlo”?

Hoy en día, conozco a muchas chicas que prefieren tener a su pareja vigilada por si acaso. Entiendo perfectamente que ante una duda sea fácil caer en la medida desesperada de robarle el celular a la pareja por unos minutos. Sin embargo, piensa antes de hacerlo. Si él no te está ocultando nada y te sorprende, podrías dañar tu relación irremediablemente. En todo caso, meterte en la privacidad de tu pareja no es lo ideal. Quizá aunque no encuentres evidencia que él te está engañando pudieras encontrar algunas otras cosas desagradables…

¿Qué podrías descubrir?

Piensa que todos tenemos una vida propia y no todo el tiempo amamos con locura a nuestra pareja. Es humano que algunos hábitos de la otra persona parezcan desagradables y los comentes con tus amigas. Puedes encontrar conversaciones hablando de ti, o bien, no falta el hombre que tenga algunas páginas “prohibidas” en el historial de su celular. Hay muchas cosas que puedes encontrar metiéndote en la privacidad de tu pareja. Por experiencia propia sé que si tu pareja te está engañando, hay muchas otras pistas que te pueden servir. Además, son menos arriesgadas.

No hagas lo que no te gustaría que te hicieran

Llega un punto en el que la salud de la relación comienza a deteriorase. Los celos no son una buena compañía créemelo. “Stalkear” en el celular de tu novio solo comprueba que no le tienes confianza. Así que si no te ha dado razones para desconfiar de él, sigue el sabio consejo de dejar las cosas como están. A ti tampoco te gustaría que él husmeara en tu celular. Ese rollo de tener las contraseñas de las redes sociales y el teléfono del otro no es nada sano. Cada persona tiene derecho a tener una vida individual, tener las contraseñas del otro solo es una señal más de codependencia. ¡Aguas, no propicies que tu relación se convierta en toxicidad pura.

Es más fácil encararlo

Si las dudas te carcomen, sin ningún drama pregúntale las cosas directamente. Déjate de juegos infantiles. En realidad, encararlo tan en seco puede ayudar a que te des cuenta de si tu duda tiene fundamento o no. Al final, las mujeres intuimos muy bien cuando nos engañan. Si ya es evidente, solo tienes que tomar la decisión de dejarlo ir.

En el último de los casos…

 

Siempre ten en mente que registrar el celular de tu novio será motivo de pelea. Si al final descubres que tus sospechas son ciertas, pues solo queda cortar y empezar de nuevo. En cambio, si fue solo tu arranque de celos, es tiempo de trabajar en ti misma. No puedes mantener una relación sana mientras tu seguridad en ti misma esté por los suelos.


Este video te puede gustar